alvariño arco río
El arquero gallego Miguel Alvariño

Alvariño: El tiro con arco es imprevisible, pero en Río 2016 pelearé por algo grande

Álvaro Alonso

La flecha de Antonio Rebollo encendió el pebetero de los Juegos de Barcelona, hace ahora 24 años, de la misma forma que el arquero gallego Miguel Alvariño prenderá la llama de su camino olímpico en Río, una cita a la que llega “con las ganas e ilusión de pelear por algo grande”, aunque sin olvidar que el tiro con arco es un deporte “imprevisible“.

“El podio es el objetivo, claro. Sé que es muy complicado, que este es un deporte muy difícil, pero sé que si me encuentro cómodo y tengo mi tiro, puedo llegar a conseguir una medalla, incluso de oro”, augura ilusionado Miguel Alvariño (As Somozas, A Coruña, 1994), en una entrevista con Efe a unos días de su estreno olímpico.

Concentración a su aire

Alejado de centros de alto rendimiento como la Blume de Madrid, una casa familiar situada en Pena de Eiriz, un pueblo con apenas tres decenas de habitantes, sirve de cobijo para el gallego, que se desplaza cada día a las instalaciones de su club, el Sílex de As Pontes, a lanzar “unas 250 flechas diarias” en estos momentos.

“Sé que si me encuentro cómodo y tengo mi tiro, puedo llegar a conseguir una medalla, incluso de oro”, asegura Alonso

Por la cercanía de los Juegos, Alvariño trata de entrenar “más calidad que cantidad“, con la intención de “sobre todo, despejar la cabeza” y así quitarse presión para cuando el 5 de agosto llegue la ronda clasificatoria en el Sambódromo de Marqués de Sapucai, sede del tiro con arco.

“¿Qué me gustaría conseguir? Los dos oros, el de equipos y el individual”, apostilla el arquero cuando se le pregunta por una “porra” para la competición, a la vez que apunta que “obviamente intervienen muchos factores”, pues si se nota cómodo “puede salir perfecto” o puede “pasar de todo”, algo que tiene “asumido”.

Ahonda el de As Pontes en que en el tiro con arco “puede ocurrir de todo”, al contrario de lo que le hubiera pasado con Gómez Noya que, “por muy mal que lo hubiese hecho, no hubiese quedado por debajo del décimo puesto”, mientras en su deporte “empiezas la primera eliminatoria un poco despistado y ya te meten el agua en casa con un 6-0”.

Como nunca

Después de lanzar las flechas matinales, Alvariño se machaca en el gimnasio entre una hora y una hora y media y, a continuación, busca la relajación dando un paseo o acercándose a la playa cuando puede, con la intención de “buscar cuadrar el pico de forma con los Juegos” y así estar “como nunca” en agosto.

alvariño arco río
El arquero gallego Miguel Alvariño

Aunque ahora lanzando flechas, en lo que se refiere a las sensaciones, no se encuentra en su mejor momento, ya que le falta “esa pequeña motivación de estar allí, sentir la presión de los Juegos”, el gallego señala que en el apartado físico y psicológico está “muy bien”.

Antonio Fernández y Juan Ignacio Rodríguez completan el equipo olímpico español de tiro con arco, en el que Alvariño ha sobresalido en los últimos dos años como el arquero con los mejores resultados, gracias, entro otros logros, al oro individual de los Juegos Europeos de Bakú y a haber sido campeón de la final de la Copa del Mundo en México DF.

El arquero considera un arma de doble filo no trabajar con ellos en la Blume porque “al lado de otros olímpicos te motivas, te picas y te obligas a entrenar más que ellos”, aunque argumenta que en la soledad nadie cuestiona que entrenando rinda “bastante peor” que en la competición, hábitat en el que se siente “más cómodo” y hace más puntos.

Después de un frío invierno en As Pontes, solo acompañado por su entrenador, Manolo Buitrón, y su equipo de confianza, la federación confirmó el pasado mes su presencia en Río, algo que supuso para él un respiro de alivio: “No es lo mismo que te digan únicamente que estás al nivel, que aparecer en una hoja en la que pone que vas a ir a los Juegos”, arguye.

En un sambódromo

En sus triunfos en Bakú y México pudo otear las sensaciones que vivirá en el Sambódromo de Río, que ya tuvo la oportunidad de visitar el pasado año en un evento de prueba y que considera que es “un sitio espectacular” y “seguramente va a estar lleno de gente”.

Antes de pisar suelo olímpico, al igual que hace antes de un campeonato gallego o de un campeonato del mundo, acudirá a San Andrés de Teixido, un conocido santuario situado en Cedeira, al norte de la provincia de A Coruña, donde dejará “una limosna” y le dirá sus “cosas” a su “manera”, confiesa, y recuerda también que al Cristo de Corcovado le dijo que “ojalá” este año pudiera volver a pisar Brasil, algo que se cumplirá en unos días.

“No sé si voy a ir a más Juegos. Como son los primeros, quiero vivir todo. No solo competir, sino también disfrutar”, concluye Alvariño, que se convertirá en el primer deportistas de As Pontes en acudir a unos Juegos, con lo que buscará que “se motiven muchos chicos y vean que no es imposible conseguir algo desde este pueblo”.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Belmonte Perales inclusión

Mireia Belmonte y Teresa Perales, juntas por la inclusión

Dos leyendas del deporte español como Mireia Belmonte y Teresa Perales van a unir sus fuerzas el próximo martes 24 de octubre para luchar por la inclusión.