análisis deporte 2018
Rusia y PyeongChang son las dos grandes citas del deporte mundial de este nuevo año.

El Mundial de Rusia y PyeongChang 2018, platos estrellas del nuevo año

Natalia Arriaga

2017 ya es historia y el deporte mundial, desde este mismo lunes, se cita con un nuevo año que viene marcado por dos citas ineludibles, que retumban en la cabeza de todos, el Mundial de Fútbol de Rusia y los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018.

Y es que todos los deportes tienen su mundial. Pero cuando se habla de ‘el Mundial’, con mayúscula y sin más complementos, solo puede ser el de fútbol. Empieza 2018, año de Mundial.

Treinta y dos selecciones saltarán al césped a partir del 14 de junio en busca de la copa que Alemania tiene en sus manos desde 2014. Habrá que esperar al 15 de julio para conocer, 64 partidos después, al nuevo (o no) campeón, que se coronará en un escenario inédito en el mapa mundialista.

Rusia, escenario inédito

Rusia, la Rusia de Vladímir Putin, organizará por primera vez el Campeonato del Mundo, repartido por doce estadios de once ciudades. El Luzhniki de Moscú subirá y bajará el telón de una competición que visitará localidades tan distantes como San Petersburgo, Sochi, Ekaterimburgo o Kaliningrado, esa extravagancia geográfica e histórica que limita con Lituania y Polonia pero no con Rusia.

España parte en un nutrido grupo de favoritos junto a Alemania, Brasil o Argentina, entre otros

España llega a Rusia 2018 en un gran momento de forma. Foto EFE.

Los favoritos serán los de siempre –Alemania, Brasil, Argentina– volverán a serlo. España, Inglaterra, Francia, Portugal también se sienten con derecho a aparecer en el mismo grupo. Se estrenan Panamá e Islandia. Vuelven Perú, Marruecos, Polonia, Egipto y Senegal.

Entre todos intentarán que no se noten las sonoras ausencias. Italia, el único campeón mundial que faltará a la fiesta; Chile, ganador de las dos últimas Copas América; Estados Unidos, ya casi un clásico; Holanda, que tampoco estuvo en la última Eurocopa; por tanto, se puede decir que la congregación mundialista ha perdido esta vez a algunos de sus más ilustres fieles.

Rusia paga la juerga: 13.200 millones de dólares que, según el Kremlin, se amortizarán económica y socialmente, algo de lo que los analistas financieros tienen sus dudas.

Más allá de esta cita con la que el deporte inaugurará el verano, habrá mucho más. El fútbol femenino reserva fechas para las categorías inferiores: mundial sub-20 en Francia en agosto y sub-17 en Uruguay en noviembre.

Quizá sea afán de protagonismo. Pero, seis meses antes de su Mundial, Rusia ya disfruta de la atención del planeta deportivo debido a la sanción de dimensiones olímpicas que le ha impuesto el COI por reiteradas prácticas de dopaje y manipulación de muestras para ocultar positivos. Premios y castigos: una montaña rusa de emociones para el deporte en ese país, estrella de 2018 para bien o para mal.

Las sombras de PyeongChang 2018

La consecuencia inmediata de la pena será su participación descafeinada en los Juegos de Invierno de PyeongChang (Corea del Sur), en febrero. El equipo ruso no ha sido admitido como tal en la cita blanca, pero los deportistas que demuestren estar limpios estarán allí como “Atletas Olímpicos de Rusia“. Sin su bandera, sin su himno, pero con sus medallas si las ganan sin trampa.

Las circunstancias anómalas de la participación rusa y la tensión política entre Corea del Norte (a 70 kms de la sede olímpica) y las potencias occidentales serán el telón de fondo de PyeongChang 2018, por encima de las gestas deportivas.

Javier Fernández es la gran esperanza de medalla del equipo español en PyeongChang 2018

Para España, los Juegos brindarán oportunidades ciertas de medalla, que serían las primeras en deportes de invierno desde el bronce de Blanca Fernández Ochoa en 1992. El patinador Javier Fernández y los esquiadores Lucas Eguibar, Regino Hernández y Queralt Castellet, en snowboard, serán las principales opciones.

La base de la pirámide olímpica que culminarán los Juegos de Tokio 2020 continuará fortaleciéndose con un nuevo escalón de juegos polideportivos regionales. En América será año de Juegos Sudamericanos, en Cochabamba (Bolivia) del 26 de mayo al 8 de junio, y de Centroamericanos y del Caribe, en Barranquilla (Colombia) del 19 de julio al 3 de agosto. Prólogo, ambos, de los Panamericanos que Lima organizará en 2019.

A este lado del Atlántico, Tarragona se hará cargo en junio de los Juegos Mediterráneos, que fueron aplazados en 2017.

Los Juegos Olímpicos tendrán su versión ‘júnior’ en Buenos Aires, que promete ofrecer en septiembre unos Juegos de la Juventud revolucionarios, más en la calle que en los estadios. Y que medirán el músculo de una ciudad que tiene un deseo indisimulado de volver a ser candidata a organizar unos Juegos Olímpicos, quizá los de 2032.

Europeos simultáneos

Siete federaciones europeas probarán en 2018 un nuevo experimento. Atletismo, natación, remo, triatlón, ciclismo, golf (por equipos) y gimnasia artística celebrarán en agosto de forma simultánea sus campeonatos continentales, en busca de un mejor aprovechamiento de los derechos de televisión y de los ingresos de patrocinio.

Los atletas se lucirán en Berlín; los otros deportes, en Glasgow (Reino Unido). La natación incluirá todas sus disciplinas excepto el waterpolo, que ya habrá disputado en julio los títulos europeos en Barcelona.

En 2018 también habrá Mundial de Atletismo 2018 en pista cubierta en la ciudad de Birmingham

El atletismo internacional también ofrecerá a sus estrellas ocasión para la gloria bajo el techo del estadio de Birmingham (Reino Unido), en los Mundiales en pista cubierta que se disputarán en marzo.

Ahora que no hay apenas grandes competiciones por equipos que organice un solo país, una única isla, Tenerife, se atreverá con el mundial femenino de baloncesto. La mayor de las Canarias recibirá en septiembre a las mejores dieciséis selecciones del planeta, lideradas por Estados Unidos y España, campeona y subcampeona olímpicas y mundiales.

Durante 2018 se verá si puede aspirar a prolongar su largo reinado el ciclista británico Chris Froome, que acaba 2017 envuelto en un positivo por dopaje en la Vuelta. Queda por saber si será sancionado y si ello le impedirá sumar su quinto Tour de Francia y su primer Giro de Italia, como pretendía.

Nadal y Federer contra todos

El español Rafa Nadal arranca 2018 como número uno del mundo. Foto Archivo EFE.

Otros que desean extender su hegemonía son el motociclista español Marc Márquez, seis veces campeón mundial, y los tenistas Rafael Nadal y Roger Federer.
El español y el suizo se repartieron los cuatro Grand Slams de 2017, celebrarán el día de Año Nuevo como números uno y dos del mundo y lidiarán en la nueva temporada con sus dolencias físicas, con la vuelta al circuito de Novak Djokovic, Stan Wawrinka y Andy Murray y con el empuje de los jóvenes Alexander Zverev, Grigor Dimitrov o Nick Kyrgios.

Garbiñe Muguruza es una de las favoritas a seguir dominando el circuito femenino

En el circuito femenino mantendrán el pulso por la supremacía mundial la rumana Simona Halep, la española Garbiñe Muguruza, la danesa Caroline Wozniacki y la checa Karolina Plyskova, a la espera de saber como regresa Serena Williams y con Maria Sharapova y Victoria Azarenka completando el calendario desde el primer día.

Entre las competiciones que se disputan bienalmente, 2018 viene cargado con Copa Ryder de golf  y mundial masculino de ajedrez. La Ryder será en septiembre en París, donde los europeos intentarán recuperar el trofeo perdido en 2016.

Londres dispondrá en noviembre el tablero sobre el que el noruego Magnus Carlsen, campeón desde que tenía 22 años, se las verá a los 27 con el ganador del torneo de candidatos (marzo, en Berlín). El título será al mejor de doce partidas. Un millón de euros se repartirán los dos finalistas.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

resumen deportivo año 2017

Se apaga 2017, el año de la épica de Nadal y Federer y el adiós de Usain Bolt

Este 31 de diciembre se despide un 2017 inolvidable, marcado por la resurrección de Rafa Nadal y Roger Federer, más legendarios que nunca, por el llanto de Usain Bolt en su despedida mundial y por Chris Froome, campeón de Tour y Vuelta, pero caído del cielo al infierno de un posible dopaje.