Marc Márquez campeón mundo
Marc Márquez celebrando su gran éxito una vez finalizada la carrera de Valencia. Foto EFE.

Marc Márquez, campeón del mundo y otra muesca más en su leyenda

Israel Molina

El piloto español Marc Márquez se ha proclamado campeón del mundo en el Circuito Ricardo Tormo de Cheste (Valencia) después de acabar tercero en una carrera loca en la que el español estuvo cerca de irse al suelo y que al final el que se cayó fue Andrea Dovizioso.

Final de locos

Nervios, nervios y más nervios se han vivido este domingo en la carrera de Cheste. Márquez, que partía noveno, parecía tenerlo todo controlado cuando faltaban diez vueltas para el final, sin embargo, una salida de pista estuvo muy cerca de costarle caro. Salvó la caída de milagro, como pudo, apoyándose en su rodilla y cayó hasta la novena posición. En ese momento, cuando parecía que llegaba el sufrimiento, apenas un par de minutos más tarde Andrea Dovizioso se iba al suelo y tenía que abandonar, certificando así el título para el piloto de Cervera.

Márquez, seis veces campeón del mundo. Foto EFE.

Y todo esto después de un comienzo tranquilo de carrera. Márquez parecía estabilizado en segunda posición tras Zarco y por delante de Pedrosa. Por detrás, Dovizioso pedía paso a Lorenzo, su compañero de equipo, que iba cuarto. Con esa situación parecía imposible que ocurriera todo lo que vino después, iniciado por ese simulacro de caída de Márquez.

Una sensación magnífica. He intentando mantener la calma, pero en la curva número uno he perdido la concentración, he frenado muy tarde y ha sido un buen susto. El estilo de Márquez hasta el final“, sonreía una vez se sabía campeón.

La carrera la ganó Dani Pedrosa en una jornada gloriosa para el equipo Repsol Honda. El piloto español acabó por delante de Zarco, a quien adelantó en la última curva para conseguir su segundo triunfo de la temporada. Márquez llegó tercero y puso el broche de oro a su temporada, a su gran año.

Triturador de récords

 

Márquez es un verdadero triturador de récords, un talento insaciable. Desde el niño prodigio que asombraba cuando apenas era un adolescente hasta el piloto en el que se ha convertido, una verdadera leyenda del motociclismo mundial. Uno de esos pilotos que ya mira a los mitos de este deporte a la cara.

A sus 24 años ya cuenta con, nada más y nada menos, que seis campeonatos del mundo -el segundo español de la historia con más coronas, solamente por detrás de las 12+1 de Ángel Nieto-, derrotando en algunos de ellos a deportistas de la talla de Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa o Valentino Rossi, con quien siempre ha tenido una relación realmente especial. De ser ídolo e idolatrado a ser verdaderos rivales, casi enemigos en algunos momentos, como con la famosa ‘patada’ que el trasalpino le dio hace un par de años, en plena guerra por el título.

Una trayectoria extraordinaria

Y no solo ha brillado en la categoría reina. Márquez ha quemado todos los pasos, ha seguido a la perfección el camino estipulado. Primero campeonó en Moto3, posteriormente lo hizo en Moto2 y en MotoGP lo único que está haciendo es consagrarse como uno de los grandes de todos los tiempos. De hecho, por edad y títulos, está en camino de poder batir todos los registros históricos, aunque eso es correr demasiado y lo mejor es disfrutar de su inmejorable  presente.

Porque la realidad es que su título de 2017 ha tenido un valor casi incalculable tras una pelea durísima con el italiano Andrea Dovizioso, quien ha aprovechado todos los resquicios que ha dado el catalán para llevar el Mundial igualado hasta la última fecha, en Valencia, donde Márquez ha terminado haciendo los deberes y ganando.

La categoría reina del motociclismo mundial sigue hablando español. Sigue la hegemonía Márquez.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Joan Mir campeón mundo

Fiesta del motociclismo español; Joan Mir, campeón del mundo de Moto3

El motociclismo español ya sabe que no se irá de vacío en este 2017, puesto que el joven Joan Mir se ha proclamado campeón del mundo de Moto3 tras una extraordinaria victoria en el Gran Premio de Australia.