Ágreda Fermín Cacho
Fermín Cacho, el mejor atleta español de la historia, en un momento del homenaje que le han hecho hoy en su localidad natal de Ágreda (Soria). Foto EFE

Ágreda honra a Fermín Cacho en el 25 aniversario de su oro olímpico

José Antonio Diego

Familiares y amigos, amantes del atletismo y miembros distinguidos de la generación dorada del mediofondo español confluyeron este domingo en Ágreda para honrar a su vecino más ilustre, Fermín Cacho, el mejor atleta español de la historia, en el 25 aniversario de su medalla de oro olímpica.

Desde Granada, Jaén, Sevilla, Barcelona, Toledo, Salamanca, Madrid, Zaragoza, Valladolid, Vitoria y Soria, entre otras ciudades españolas, llegaron a esta villa soriana atletas que coincidieron con él en la pista, su entrenador, Enrique Pascual, y su representante, Miguel Ángel Mostaza.

Barcelona, muy presente

Barcelona, el escenario de aquella carrera inscrita ya en el libro de los mitos, acaba de sufrir el zarpazo brutal del terrorismo y ha vuelto a intervenir, esta vez por una causa dolorosa, en la vida de Cacho.

El recorrido de la antorcha, uno de los actos centrales del homenaje, tuvo que modificarse por razones de seguridad. En vez de los 50 km entre Soria y Ágreda, cubrió apenas 4 desde Muro hasta el pueblo natal del atleta por el camino Antonino, la vieja senda hollada por las sandalias de los conquistadores romanos.

Veinticinco años después de aquella explosión de júbilo del 8 de agosto de 1992 y de la multitudinaria recepción al ídolo, la villa de Ágreda ha tributado este domingo un homenaje más tranquilo a su hijo más ilustre, ahora avecindado en Andújar, la tierra de su mujer, Susana Barrios, que le acompañaba con sus cuatro hijas.

Hijo predilecto de Ágreda desde el 24 de octubre de 1992 y en posesión de la Insignia de Oro de la villa, Fermín Cacho fue aclamado hoy por sus paisanos en presencia del técnico que, siendo profesor de Educación Física en este pueblo, descubrió mimbres atléticos en aquel chico flacucho de 16 años que tiraba más para el fútbol.

Rodeado de grandes atletas y amigos

Abel Antón, Martín Fiz, Tomás de Teresa, Reyes Estévez, Isaac Viciosa, Manuel Pancorbo, Luis Miguel Martín Merlanas, Enrique Molina, Roberto Parra, Antonio Reina, José Manuel Albentosa, todos ellos miembros de la generación dorada del mediofondo y el fondo español, acudieron al reclamo del máximo exponente de aquella explosión de talentos.

Cacho reunía en su cuerpo de 1,75 metros y 63 kilos la resistencia de José Manuel Abascal, que era capaz de recorrer los últimos 500 metros en 65 segundos, y la velocidad explosiva de José Luis González, que podía correr los últimos 200 metros en 25 segundos.

Pero les superaba a los dos en valentía. Su confianza en sí mismo no admitía límites. Tampoco su osadía para plantar cara a las grandes estrellas mundiales.

La antorcha, al cabo del recortado trayecto desde Muro, fue recibida en Ágreda por el propio Fermín, que rodeado de sus compañeros atletas, la condujo hasta la plaza Mayor a lo largo de 1.500 metros simbólicos para recibir, en el ágora principal del pueblo, el reconocimiento emotivo de sus paisanos.

El alcalde de Ágreda, Jesús Manuel Alonso, y el concejal de Deportes, Juan Miguel Campos, organizaron, con el patrocinio de la la Diputación de Soria y Caja Rural, el homenaje a Cacho, el último y el más emotivo de una larga serie de reconocimientos que ha recibido este año el campeón olímpico de 1.500 en el 25 aniversario.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Barcelona92 deporte español

Barcelona 92, el cambio de la historia del deporte español

Se cumplen, en estas fechas, 25 años desde los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, un evento que, además de impresionar a todo el mundo, cambió para siempre la historia del deporte en España.