Esgrima
Javier Lorenzo, árbitro internacional de esgrima que estará en los Juegos de Río 2016. (Foto Ángel Díaz)

Un árbitro de esgrima romántico y caballeresco

Javier Lorenzo, árbitro internacional de esgrima que será el único representante de España de este deporte en los Juegos de Río al no haberse clasificado ningún competidor, destaca que los valores de esta disciplina son “fantásticos” con un componente “romántico y caballeresco“.

La esgrima no es solo “una actividad física fabulosa, sino un estilo de vida“, nos cuenta en una entrevista a EFE y  a practicodeporte.com Lorenzo que también encarna esa dualidad de pluma y espada puesto que además de esgrimista y árbitro es un periodista de larga trayectoria, así como un reconocido escritor que ha publicado tres novelas, la última ‘El error azul‘ (Planeta, 2011).

practico 3
Javier Lorenzo, árbitro, periodista y escritor

Otra de las virtudes de la esgrima es la mental: “Es un ajedrez en el que tú eres el rey. Es un deporte perfecto para solitarios, gente con una rica vida interior, con una pulsión individualista”, afirma.

El deporte más complicado de arbitrar

Se trata, añade, del deporte “más complicado de arbitrar”, a lo que le ayuda el hecho de haberlo practicado antes . “El árbitro de esgrima está solo, tiene que ver movimientos muy pequeños hechos a gran velocidad. En otros deportes las acciones son mucho más visibles, hay un panel de varios jueces y se eliminan la nota más alta y la más baja. En esgrima eres solo tú”.

La introducción del vídeo, sin embargo, ha eliminado de la esgrima “los grandes escándalos por errores arbitrales”. Si el propio árbitro tiene dudas o si algún equipo se lo pide, revisa el vídeo con el árbitro asistente antes de tomar una decisión.

Fue campeón de España júnior de florete

Nacido en Madrid en 1960, fue campeón de España júnior de florete en 1980 y miembro del equipo nacional durante cinco años, hasta que abandonó la competición a los 21 años para centrarse en los estudios de Periodismo.

Para los Juegos, la Comisión de Arbitraje de la Federación Internacional elige a los 40-50 árbitros que considera los mejores del mundo. Entre esos, hay una ‘élite’ de ocho en la que Lorenzo figura en la modalidad de florete. Tiene licencia de árbitro en las tres armas.

Los árbitros de esgrima se jubilan a los 60 años, por lo que Lorenzo aún podría participar en Tokio 2020. Pero cree que los de Río serán “los primeros y los últimos” porque es partidario de la renovación. Y asegura que, si le toca arbitrar alguna final olímpica, lo cambiaría con gusto “por haber visto a un esgrimista español en esa final”. Algo que, al menos en Río, no será posible.

Hay buena cantera en la esgrima española

Pese a todo, hay “buena cantera” y menciona los casos de Carlos Llavador, bronce europeo en florete; Yulen Pereira, subcampeón del mundo júnior en espada; y Araceli Navarro, que ya fue olímpica en sable en Pekín 2008.

Recuerda que es uno de los cinco deportes con menos lesiones y aporta un dato fruto de su experiencia: “Conozco a muy pocos esgrimistas que hayan tenido un accidente de coche. Es una cuestión de reflejos“.

El árbitro reivindica también el rol histórico de España “como el país inventor de la esgrima moderna, el que cambió el mandoble por la estocada”. Y defiende el término ‘esgrimista’ frente al de ‘tirador’: “Es un galicismo que induce a la confusión con otros deportes”.

Las inversiones estatales deberían tener en cuenta, a su juicio, que la esgrima es un deporte muy ‘agradecido’ porque reparte muchas medallas –30 en total en los Juegos de Río-.

Disciplina en continua evolución tecnológica, Lorenzo sostiene que la esgrima tiene aún mucho camino que recorrer.
“Posiblemente acabará convertida en otro deporte. Ahora que no hacen falta cables, las pistas podrían hasta ser redondas”, comenta.

El árbitro español va más allá y sostiene que “podría haber, como en boxeo, una esgrima aficionada y otra profesional”.
“A principios del siglo pasado se hacían en las universidades alemanas ‘duelos a primera sangre‘, que ahora podrían transformarse de algún modo, aunque lo veo difícil porque la sociedad actual escamotea a los jóvenes todo lo feo, lo doloroso. Hay otros muchos deportes en los que hay golpes, sangre, tortazos y no pasa nada”, defiende.

“La esgrima es un arte marcial y ahora mismo ha quedado como un arte de salón“, dice con pesar.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Clasificados Río 2016

España ya supera los 300 clasificados Río 2016

Con las recientes clasificaciones de la selección femenina de rugby a 7, el boxeador Samuel Carmona y la regatista Alicia Cebrián, ambos canarios, la delegación española ya tiene 302 plazas garantizadas para los Juegos Olímpicos de Río 2016.