baloncesto silla ruedas
El tiempo de espera en los aeropuertos se podría reducir si las compañías aéreas supieran de antemano las necesidades de un equipo de baloncesto adaptado y se amoldaran a esa logística. Foto EFE

El baloncesto en silla de ruedas y su odisea de viajar en avión

Inés Morencia

Un sencillo viaje hacia Las Palmas de Gran Canaria de la expedición del Fundación Grupo Norte, equipo de baloncesto en silla de ruedas de Valladolid, se convierte en una odisea a la hora de cumplir con las normativas de las compañías aéreas en cuanto a equipajes y peso de los mismos.

Se trata de una asignatura pendiente que podría resolverse con excepciones a unas reglas que pueden servir para un ciudadano de a pie, pero que no se pueden aplicar a todo un equipo de baloncesto en silla de ruedas que lo que pretende es desplazarse a otra ciudad para poder disputar un partido de liga.

El tiempo de espera en el aeropuerto de Barajas (Madrid) supera las tres horas, cuando es un viaje habitual que repiten una vez al año desde hace 19 temporadas, y que se podría reducir si las compañías aéreas supieran de antemano las necesidades de un equipo de baloncesto adaptado y se amoldaran a esa logística.

Los equipos de baloncesto en silla de ruedas reclaman más facilidades de las compañías aéreas

“Es tan sencillo como saber que hay que llevar una caja de herramientas para poder reparar las sillas de ruedas, ampliar el peso de ese equipaje y tener en consideración que dichas sillas son material necesario, al igual que las ruedas de repuesto, que deberían contar como un solo equipaje y no como otro más”, indica a Efe José Antonio de Castro, entrenador del Fundación Grupo Norte.

Concretamente, en este viaje hacia Las Palmas, donde el sábado se disputó la tercera jornada de liga, el equipo vallisoletano se vio obligado a abrir la caja de herramientas y romper las bridas que protegían las mismas para repartir el peso entre las ruedas de repuesto, y así poder facturarlo sin tener que pagar el exceso.

GRA024 LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 06/11/2016.- El Fundación Grupo Norte es un equipo vallisoletano que lleva 19 temporadas militando en la máxima categoría del baloncesto en silla de ruedas y, a pesar de su experiencia, sigue teniendo que desplegar todo un aparato logístico cada vez que se desplazan en avión. Un sencillo viaje hacia Las Palmas de Gran Canaria de la expedición se convierte en una odisea a la hora de cumplir con las normativas de las compañías aéreas en cuanto a equipajes y peso de los mismos. En la imagen, miembros del Fundación cargan las sillas de juego para trasladarlas hasta el aeropuerto de Barajas. EFE/Inés Morencia
En la imagen, miembros del Fundación cargan las sillas de juego para trasladarlas hasta el aeropuerto de Barajas. Foto EFE

Solamente en ese proceso de facturación de maletas y sillas de juego, más el de las de paseo, supuso más de dos horas, por falta de previsión de una compañía “aunque se puede hacer extensible a prácticamente todas, si bien es cierto que algunas son más permisivas y dan más facilidades”, advierte De Castro.

Al menos, en lo referido a las revisiones de objetos personales al ir a embarcar, los responsables de seguridad del aeropuerto tuvieron en cuenta la situación de algunos jugadores, ya que las prótesis hacen saltar las alarmas “pero se han dado casos de aeropuertos en los que exigen quitártelas para revisarlas”.

Es el caso de Lalo Prieto, internacional con la selección de México que lleva tres años en el Fundación Grupo Norte, y que tiene una prótesis en la pierna, que perdió a causa de un atropello que sufrió en su país cuando iba a hacer una prueba para uno de los equipos de fútbol más importantes.

Las prótesis hacen saltar las alarmas

Luego se añade el proceso de subir al avión, en el que se han encontrado con personal muy eficiente y preparado pero también con otros que lo son menos, lo que en una ocasión hizo que el despegue se retrasara más de una hora y el comandante, por megafonía, se disculpara con el resto de pasajeros para acusar “a un equipo de minusválidos”.

Se presentan casas inteligentes, dispositivos modernos que permiten a las personas con discapacidad contar con ayuda en su vida diaria, como aplicaciones en los móviles para abrir las puertas, pero esas mejoras no se trasladan a otros ámbitos como las compañías aéreas, lo que limita mucho los desplazamientos a otros lugares, explican desde el equipo.

Aunque reconocen que la sociedad está más concienciada, y las nuevas tecnologías van haciendo más fácil el día a día de las personas con discapacidad, creen que es necesario invertir en formación de personal en aeropuertos, hoteles y zonas turísticas, para que esa normalización sea efectiva y total.

De hecho, en Gran Canaria, cuyo aeropuerto recibe cada año varios equipos de baloncesto en silla de ruedas, la atención es rápida y sencilla y el protocolo de actuación adecuado, fruto de esos años de experiencia.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

baloncesto silla ruedas

Ilunion gana un duelo vibrante en Bilbao y Albacete mantiene liderato

El CD Ilunion demostró su favoritismo sobre la cancha al imponerse con mucho oficio en la tercera jornada de la Liga de baloncesto en silla de ruedas al Bidaideak Bilbao, que completó un buen partido y mantuvo la esperanza de dar la sorpresa hasta el final gracias a la buena actuación de David Mouriz, con 26 puntos, o Txema Avendaño, con 17.