Craviotto-Toro
Saúl Craviotto (d) y Cristian Toro festejan la medalla de oro conseguida en la final del K2 200 de piragüismo. Foto EFE.

Craviotto-Toro mantienen la tradición dorada del piragüismo

Saúl Craviotto y Cristian Toro mantienen la gran tradición del piragüismo español al ganar hoy la prueba de K2 sobre 200 metros, lo que supone el quinto oro para España en Río 2016 y el tercero en este deporte tras el conseguido por Maialen Chourraut en aguas bravas y de Marcus Cooper Walz en K1 1.000 metros.

Benavides a 21 milésimas del bronce

La jornada podría haber sido todavía mejor para el piragüismo nacional, pero 21 milésimas apartaron al mallorquín Sete Benavides del bronce en la final del C1 200, por detrás del brasileño Isaquias Queiroz. Como ya ocurriera en Londres, el palista de Pollensa se tiene que contentar con la cuarta plaza.

La pareja española cruzó la línea de meta de la laguna Rodrigo de Freitas con un tiempo de 32,075, con una ventaja de 0,293 segundos por delante de los británicos, los segundos colocados.

Craviotto ya suma dos oros y una plata

El leridano Craviotto ingresa a los 31 años en el selecto club de los multimedallistas españoles con tres metales, ya que fue oro en Pekín  2008 junto a Carlos Pérez Rial ‘Perucho’ en K2 500 y plata hace cuatro años en Londres con su actual compañero Toro, que a su vez acumula dos podios.

Craviotto y Toro suman la cuarta medalla de oro para el piragüismo sprint español en unos Juegos. El título olímpico de hoy se une a los logrados por el gallego David Cal en el C1 1.000 metros de Atenas 2004 y los mencionados de Craviotto y ‘Perucho’ de Pekín 2008 y de Cooper Walz en Río 2016.

En total España acumula trece metales olímpicos en este deporte: esos cuatro oros más siete platas y dos bronces. A los que hay que añadir los dos de la vasca Chourraut en aguas bravas. Bronce en Londres y oro en Río.

practicodeporte@efe.es

 

Te puede interesar

Marcus Cooper Oro

Marcus Cooper, un oro de más de 2.200 horas de trabajo

El español Marcus Cooper Walz, flamante campeón olímpico en el K1 1.000 metros en las pruebas de piragüismo de Río 2016, reconoció que el oro no entraba en sus planes de la competición brasileña y que su mirada estaba puesta, en realidad, en Tokio 2020.