Davidovich final Wimbledon
Alejandro Davidovich ya ha hecho historia para el tenis español medio siglo después de que los ganara en el torneo júnior Manolo Orantes. Foto Davidovich.

Alejandro Davidovich, súper campeón júnior de Wimbledon

Alejandro Davidovich hizo este domingo historia para el tenis español al ganar el torneo júnior de Wimbledon, algo que no conseguía un tenista nacional desde hace medio siglo.

El tenista malagueño de 18 años, octavo cabeza de serie, se hizo con el título después de casi una hora media de juego al vencer al argentino Axel Geller por 7-6 (2) y 6-3, en lo que es nuevo hito para el tenis español después de que Garbiñe Muguruza se adjudicara el torneo femenino el sábado.

Davidovich empezó el partido en la hierba londinense con solvencia para romper el servicio del argentino en el cuarto juego (3-1), pero el sudamericano reaccionó y tras sendas igualadas se llegó al desempate en el que español se impuso por un contundente 7-2.

La segunda manga estuvo nivelada hasta que Davidovich rompió el saque de Geller en el octavo juego y ganó el siguiente con su servicio para proclamarse brillante campeón por 6-3.

Davidovich, que ya fue semifinalista en Roland Garros hace un mes, también en júnior, acabó el partido con una soberbia dejada en la pista uno, la segunda en importancia en el All England Tennis Club.

Geller, que fue atendido en la pista con 2-1 para el español en el segundo set por unos problemas en la espalda, disputa este domingo también la final de dobles junto con el taiwanés Yu Hsiou.

Orantes, único campeón anterior

El único campeón español júnior nacional anterior en Wimbledon fue Manolo Orantes en 1967 al vencer al estadounidense Mike Estep. La última final con un español tuvo como protagonista a Javier Sánchez Vicario en 1986, que perdió ante el mexicano Eduardo Vélez.

Trayectoria espectacular

La trayectoria de Davidovich ha sido espectacular en Wimbledon. El sábado se clasificó de forma brillante para disputar la final después de vencer al estadounidense Patrick Kypson por un doble 6-4.

El tenista malagueño de 18 años se hizo con la primera manga tras romper el servicio de su rival en el noveno juego y ganar el siguiente para establecer un 6-4.

La lluvia apareció entonces en Londres y el partido se suspendió durante casi dos horas. En la reanudación, Kypson reaccionó para ponerse con ventaja de 3-0 y 4-1. Sin embargo, Davidovich se rehizo para igualar a cuatro juegos y ganar a continuación el partido por 6-4 para un puesto en la final del domingo.

Hace historia

El español de origen ruso (su madre es rusa y su padre sueco) superó de esta manera al propio Rafael Nadal, que se colocó en semifinales de la categoría júnior en 2002, con 16 años, tras vencer en cuartos al entonces mejor jugador sub-18, el argentino Brian Dabul, dos años mayor que él.

En cuartos, Davidovich se impuso en dos sets (6-2 y 6-4) al chino Yibing Wu, segundo cabeza de serie.

La cabeza del malagueño no tiene dudas y su raqueta solamente encuentra golpes ganadores. Y esto a pesar de haber llegado a Londres sin preparación en hierba. Aún así, su aventura cobra cada vez más sentido gracias al buen juego que está desplegando día a día.

El tenista español ha jugado un tenis brillante. Sin altibajos, firme al servicio y excelente desde el resto. Desde el primer minuto al último ha sometido a un rival que partía como uno de los candidatos a la victoria final. Sin embargo, apenas ha inquietado a un magnífico Davidovich, que ha ganado en una hora y ocho minutos.

Davidovich, un martillo

Ha mejorado algo que ya hizo hace escasamente un mes en el segundo Grand Slam de la temporada, Roland Garros. Allí se despidió en esta ronda, algo que podrá superar en la capital británica.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Muguruza final Wimbledon

Muguruza a la final y Davidovich a cuartos en Wimbledon

Buena jornada para el tenis español en Wimbledon después de que Garbiñe Muguruza se clasificara con total solvencia para su segunda final y de que en el torneo júnior Alejandro Davidovich se haya plantado en los cuartos.