Djokovic campeón Australia
El serbio se convierte con 7 victorias, en el mejor jugador de la historia del Open de Australia. Foto EFE.

Djokovic vapulea a Nadal en la final del Abierto de Australia

Empezó mal y terminó peor. Del primer momento al último Novak Djokovic trituró a Rafa Nadal en la final del Abierto de Australia, en un partido en el que el español nunca tuvo opciones, siempre fue a remolque y jamás se intuyó una mínima opción de levantar la cabeza.

El partido se resolvió en apenas dos horas, por 6-3, 6-2 y 6-3 y el manacorí apenas dispuso de una bola de ruptura en todo el partido. La diferencia fue tan grande entre ambos que hubo que frotarse los ojos varias veces para comprobar que lo que estaba sucediendo en la Rod Laver Arena era real. Así de dramático fue un encuentro que pintaba a ser uno de los mejores de la historia y que terminó siendo una exhibición inimaginable del tenista de Belgrado.

Djokovic, el jugador del momento

Con el triunfo de este domingo, la tiranía de Djokovic empieza a ser peligrosa, ha ganado los tres últimos Grand Slam sin perder un set en ninguna de esas finales, ya suma 15 ‘majors’ y aumenta su ventaja como número uno del mundo. 

La final tuvo poco que contar del lado español. Nadal se presentó en el último partido impoluto, con apenas doce horas de juego en el cuerpo y preparado para la batalla, pero desde el primer momento se vio que el día estaba gris y triste para él. El serbio siempre fue mejor, dominó con su servicio, desde el resto, en los peloteos largos y en los cortos.

En los dos primeros sets, Rafa Nadal casi ni existió y para cuando quiso reaccionar en el tercero ya iba con un break de desventaja, demasiada ventaja para un número uno bendecido y que ofreció toda su gama de golpes sin apenas inmutarse. Lo cerró al resto, por 6-3 y dejó boquiabiertos a todos y cada uno de los espectadores que presenciaron el recital de Djokovic.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

nadal djokovic nueva generaciones

Nadal y Djokovic frenan a las nuevas generaciones

Rafa Nadal y Novak Djokovic han demostrado en el Abierto de Australia que las nuevas generaciones del tenis mundial todavía tienen que esperar un tiempo para hacerse con las dos primeras posiciones de este deporte.