Practico Deporte
España Liga Mundial waterpolo femenino
Las chicas de Miki Oca buscarán su clasificación para el Mundial de Corea del Sur. Foto RFEN.

España, ante Grecia y Rusia en la Liga Mundial FINA

La selección femenina absoluta de Waterpolo se va a enfrentar en este mes de diciembre en Las Palmas de Gran Canaria, concretamente en la sede del Club Natación Metropole, a las selecciones de Grecia y Rusia.

Se trata de dos choques trepidantes ante dos de los mejores equipos del mundo, sin embargo, poco o nada debe asustar a una España que lleva prácticamente una década en la élite del waterpolo femenino mundial.

Dos rivales de entidad

Con motivo de la fase de grupos, España se enfrenta a Grecia y Rusia en dos partidos que van a ser valederos para la LEN Euro Cup de selecciones nacionales. El choque ante Grecia será este sábado 15 de diciembre a las 13:00 horas y el encuentro ante Rusia será el próximo martes 18 de diciembre a las 19:00 horas.

De esta forma, Las Palmas de Gran Canaria se ha volcado junto con las instituciones isleñas y junto al Club Natación Metropole para acoger estos dos partidos de gran importancia estratégica para las chicas que dirige Miki Oca. El gran objetivo de la selección, ahora mismo, es el de clasificarse para el próximo Campeonato del Mundo de Gwanju (Corea del Sur) 2019, que se disputará este próximo verano coincidiendo con los Mundiales de Natación.

La selección ya vislumbra en el horizonte esa gran cita del deporte mundial que será Tokio 2020

Ese será el último gran campeonato internacional antes de la cita olímpica de Tokio 2020, una competición vital y en la que la selección española tratará de lograr una medalla y olvidar lo ocurrido en Río 2016, donde las cosas no salieron bien y fue uno de los pocos campeonatos en los que últimamente España no se ha podido colgar una medalla.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

España Israel partido Waterpolo

Las chicas del waterpolo derrotan a Israel en el partido de la controversia

La selección española femenina de waterpolo se impuso por 11-5 a Israel en un partido rocambolesco que se disputó finalmente en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat sin público por la amenaza de protesta por la presencia de una selección israelí.