excusas running verano
Cientos de corredores participando en una carrera popular en Bruselas. Foto: Archivo EFE.

No hay excusas para abandonar el running en verano

Con la llegada de la estación estival, los practicantes del running se enfrentan a una serie de pensamientos que se traducen en excusas para hacer cualquier cosa menos salir a correr.

El entrenamiento que durante el resto del año sirve para liberar el estrés acumulado, se convierte en todo lo contrario con la entrada del verano y las vacaciones, según apuntan desde la marca de material deportivo Freeletics.

Calor

Si bien hay que tener en cuenta ciertas precauciones con el calor para evitar las consecuencias que produce la deshidratación, las altas temperaturas no deben ser un pretexto para quedarse en casa.

Basta con sortear las horas y los días donde el sol refleje en todo su esplendor, previa consulta de la predicción meteorológica. “Madrugar o esperar a la noche puede ser una buena idea, pero si vas a correr con poca claridad, toma medidas de seguridad y corre por lugares bien iluminados”, apuntan desde la firma.

Otros planes

El verano multiplica las opciones de ocio. Playa, amigos, salidas nocturnas y muchos otros planes se imponen a la agenda deportiva, dejando un reguero de excusas para eludir el ejercicio físico.

Aún así, de no ser posible encontrar un hueco, se puede incorporar el entrenamiento a otras actividades ya programadas. “Si tienes planeada una jornada de playa, puedes aprovechar para correr por la orilla”, proponen.

Compañía

El deporte, igual que el verano, debe servir para que sus practicantes se diviertan dentro del esfuerzo que pueda suponer. Da igual que sea solo o acompañado. “Si no tienes suficiente motivación para salir tú solo a correr, busca un compañero de rutina. Además de compartir el running también podéis aprovechar para explorar nuevos caminos y lugares y hacer turismo”, exponen desde Freeletics.

Realistas

Hay que ser realistas y marcarse unos objetivos alcanzables en beneficio de la salud de cada deportista. De lo contrario, lo normal es que aparezcan calambres, mareos y dolores en la espalda.

“El cuerpo necesita tiempo para adaptarse a nuevos deportes y sistemas de entrenamiento. No te cargues mucho, incluso si tienes muchas ganas de empezar a correr. La mayoría de las lesiones al correr aparecen en los principiantes y se originan por realizar un esfuerzo excesivo, utilizar malas zapatillas para correr e ir por superficies duras”, matizan.

Mantener la rutina

Existe la falsa creencia de que mantener el entrenamiento en verano impide desconectar de la rutina diaria. Sin embargo, hacer deporte ayuda a dormir mejor y descansar más.

“Romper con el entrenamiento sólo por estar vacaciones puede tener efectos negativos en tu cuerpo. Por eso recomendamos mantenerla aunque descienda la intensidad de la misma”, sostienen.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

calor deporte verano

El calor, origen principal de los problemas del deporte en verano

Con la llegada del verano, el calor se convierte en un enemigo al que a veces no se le da la importancia que merece. Las altas temperaturas son el origen de los principales fallos a la hora de practicar deporte en la temporada estival.