fiesta cielo lleida
El aeropuerto de Lleida volverá a ser el escenario de la la Fiesta del Cielo. Foto organización

La Fiesta del Cielo vuelve a Lleida

La XXV edición del festival aéreo la Fiesta en el Cielo (Festa al Cel) vuelve a organizarse en el aeropuerto de Lleida-Alguaire, este fin de semana, tras el éxito de la pasada edición en este mismo recinto.

Con una oferta “más variada”, informa la organización, en donde se combinará la espectacularidad de las aeronaves más potentes y rápidas como las de la Patrulla Águila, con las acrobacias de los mejores pilotos del mundo como Cástor Fantoba, o el único piloto español de la carrera Red Bull Air Race, Juan Velarde.

La historia de la aviación también estará presente, con la participación de la Fundación Parque Aeronáutico de Cataluña, además de representantes de la aviación general y deportiva con el carrusel del Aeroclub de Barcelona-Sabadell, o los deportistas de Paramotores Barcelona.

Destaca entre las novedades, la presencia del avión de combate Polikarpov l-153 Chaika, heredero de los míticos “Xatos” republicanos. También se podrá disfrutar con la presencia de un avión de observación de la guerra de Vietnam, el OV-10B Bronco.

Gran asistencia

En esta edición de 2018, la organización espera, al menos, repetir las buenas cifras de público del pasado año, en el que se acercaron hasta el aeropuerto ilerdense unos 14.000 visitantes. De hecho, está previsto ampliar las plazas de aparcamiento, además de mejorar los accesos.

La organización de este evento corre a cargo de Estudio Brainstorm, con el apoyo de Aeropuertos Públicos de Cataluña, el Aeroclub Barcelona-Sabadell, la Diputación de Lleida, el Ayuntamiento de Lleida, Hamilton Watches, la Fundación Parque Aeronáutico de Cataluña, Vueling, Red Bull, Cafè del Cel y Safety 4 Aircraft.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

récords All Star 2019

Un All Star de récord con homenajes a las leyendas de Wade y Nowitzki

167 triples se lanzaron en los 48 minutos de juego de un partido de las estrellas que tuvo el espectáculo esperado, que se jugó a campo abierto, con defensas casi inexistentes, homenajes a las leyendas de Wade y Nowitzki, victoria del equipo de Lebron, MVP para Kevin Durant y que suscitó el interés de todo el baloncesto mundial.