Gonzalo Andrés ciclismo
El ciclista asturiano tardó 6 horas y 20 minutos para recorrer los 150 kilómetros, con cuatro puertos y un desnivel acumulado de 3.500 metros. Fotos Poloandbike

Gonzalo Andrés gana los Cielos Infernales de Colombia

El ciclista asturiano Gonzalo Andrés, del PoloandBike, se ha impuesto en la carrera de piñón fijo “más dura” del mundo, la segunda edición de los Cielos Infernales en Colombia.

Prueba de la dureza de la prueba son los 150 kilómetros en las proximidades de Bogotá, con cuatro puertos, la mayoría de ellos por encima de los 2.000 metros de altitud, y un desnivel acumulado de 3.500 metros. Además, la carrera trascurría por carreteras, a veces llenas de socavones, con tráfico abierto y con un único desarrollo, en este caso un 46-17, para cubrir todo el recorrido.

Andrés, campeón de España sub’23 de carretera en 2014, superó a corredores exprofesionales como el colombiano Miguel Ángel Rubiano, informa su equipo.

Cuatro puertos a piñón fijo

La II Cielos Infernales, diseñada por un mensajero con bici de piñón fijo, tenía un recorrido duro, la obligación de pasar por cuatro puntos de control (los puertos) y dos modalidades: bicis sin frenos como homenaje al ‘genuino’ piñón fijo, o utilizar el delantero.

“Con esos desniveles y con las bajadas que había, que no conocía, decidí que lo primero era volver entero a casa, así que no subí al podio oficial, pero las clasificaciones certifican que llegué el primero“, afirma el ciclista asturiano.

Gonzalo Andrés aventajó en más de seis segundos a su perseguidor Willmar Guzmán Cervelos y en ocho al tercero, Jaime Nápoles, ambos colombianos. Salieron 60 ciclistas y menos de la mitad llegaron a meta, lo que indica la exigencia de la prueba.

Gonzalo Andrés 1
Campeón de España sub’23 de carretera en 2014.

“Siempre me ha gustado la pista y ese tipo de bicicletas de pinón fijo y en Gijón corro con Poloandbike estas pruebas que cada vez más se celebran en España”, apunta el corredor asturiano que este año abandona la estructura del Baqué-Campos para militar en el Kuota-Construcciones Paulino.

Dureza sin respiro

Sobre la carrera, el ciclista asturiano dibuja en su memoria un mapa lleno de dureza y sin respiro. “Bogotá es enorme, es una ciudad en un valle entre dos montañas, con mucho tráfico y mucha polución. Se subían cuatro puertos: Guadalupe, La Cuchilla, Yerbabuena, y Patios, que era donde estaba la meta.  Seis horas y veinte minutos en la bici, o con la bici, porque el tercer puerto era de gravilla y creo que tuve que hacer casi un 70% caminando, cerca de tres kilómetros empujando la bici porque era durísimo. Allí se perdió Rubiano y todos los corredores tuvimos que echar pie a suelo”.

“El segundo de los puertos lo subí llorando. Era el de La Cuchilla. Llegaba en pretemporada y se me hizo muy duro. Primero por las rampas y segundo porque se subía a 3.500 metros de altitud y la falta de oxígeno se notó muchísimo. También en Yerbabuena tuvo un momento malo porque me tocó hacer tres kilómetros de la subida a pie”, incidió.

Aún así, Gonzalo Andrés no se lo piensa y repetiría. “Mejor entrenado, pero sí. Yo disfruto dando pedales y el paisaje de Colombia es impresionante, rodeado de naturaleza. Si David Gómez (dueño de Poloandbike) vuelve a llamarme, diré que sí”, reconocía.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

carreras desiertos

Empresa Titan Desert quiere organizar carreras ciclistas en diferentes desiertos

Joan Porcar, consejero delegado de RPM, ha asegurado que laempresa se plantea desarrollar a corto plazo más competiciones en diferentes desiertos del Mundo.