Practico Deporte
Hermanas Erbina rugby
Lide (i.) y Amaia siempre unidas por el rugby. Foto: universomujer

Hermanas Erbina, pasión por el rugby con Tokio en el horizonte

Dos hermanas y una misma pasión: el rugby. Amaia y Lide forman parte de la selección española de Rugby 7 cumpliendo así la tradición de la familia Erbina, donde este deporte corre por las venas de todos sus miembros.

Las dos jóvenes vascas comparten su día a día y entusiasmo con un mismo sueño: seguir escribiendo su propia historia en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, tal como explican en un reportaje de universomujer.es

Amaia desde los cinco años

Con tan solo cinco años Amaia Erbina (ahora ya 21) agarró un balón de rugby y comenzó a enamorarse de un deporte que hace 16 años aún era bastante desconocido entre las niñas. Fue un amor casi a primera vista, en el que el destino o la influencia familiar tuvieron mucho que decir: “tuve la suerte de que mi padre conocía este deporte, era jugador y entrenador del Ordizia. Desde pequeña tuve la influencia clave de mi padre, mis tíos y mi hermano que era mi compañero de equipo”.

Sin embargo, no se trató de un romance fácil en sus inicios, más bien todo lo contrario. “Empecé a jugar con los chicos de la edad de mi hermano, no había ni niños ni niñas de mi edad. Estuve en el equipo hasta los 16, edad en la que ya no me dejaban seguir compitiendo con ellos”, afirma Amaia.

A pesar de las dificultades, Amaia no soltó ese balón de rugby, de hecho lo agarró mucho más fuerte, y el trabajo y la insistencia tuvieron su recompensa a los 19 años, cuando el apellido Erbina formaba parte de la lista de jugadoras convocadas por la selección absoluta de rugby para disputar los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Bárbara Pla, su referente

Una “niña” dentro de un equipo de buques insignia que no amedrentaron a la jugadora vasca. “Tuve mucha suerte de tener muy buenas compañeras, prácticamente eran todas muy veteranas y eso me ayudó mucho, sus palabras y ánimo me hicieron estar más tranquila en el campo y centrarme únicamente en jugar y divertirme”, explicaba.

Allí pasó a ser una más y las grandes jugadoras en las que siempre se había fijado se convirtieron en compañeras y amigas, “cuando era pequeña y jugaba a rugby tenia como referente a Bárbara Pla que era la única jugadora de la selección que estaba en Euskadi. Creo que es súper importante que las niñas tengan un referente o una jugadora en la que fijarse, por eso cada vez que me escribe una niña y me dice que se ha animado a jugar no te puedes hacer a la idea de la emoción que te crea” expone Amaia muy emocionada.

Lide, del baloncesto al oval

Los Juegos Olímpicos de Río 2016 marcaron un antes y un después en la familia Erbina, pues la hermana pequeña de Amaia, Lide Erbina (18 años), comenzó a sentir la llamada del balón ovalado.

Tras un breve romance juvenil con el baloncesto, Lide quiso probar con el rugby intentando correr la misma suerte que su hermana. “En bachiller pensé que era hora de cambiar al rugby porque veía que Amaia estaba yendo con la selección y fue cuando descubrí el Seven, me fue gustando cada vez más hasta que me encantó”.

Desde ese preciso momento, los caminos de las hermanas Erbina se unieron para compartir vida y pasión por su deporte, tanto, que han ahora pasan prácticamente el día juntas “discutimos más ahora (risas) pero porque estamos 24 horas juntas. Es el primer año que vengo a Madrid, y hemos pasado de vernos una vez cada tres meses a vernos 24 horas y estar todo el rato juntas. Ha sido como volver a nuestras infancia” explicaba entre risas Lide a Universomujer.

En el Complutense Cisneros

Ahora Lide y Amaia viven en Madrid, juegan en el mismo equipo de la Liga Iberdrola, Complutense Cisneros, y forman parte de la selección española de Seven con Tokio 2020 como gran meta. Unos retos que no podrían haber conseguido sin el apoyo de sus padres.

“Nuestros padres nos ponen siempre las expectativas muy altas, con 16 años a Amaia siempre le decían que podía ir a los juegos Olímpicos y a mi me decían que trabajará para poder ir a las Series Mundiales. La confianza que tienen ellos en nosotras es muy grande“.

Mientras que Amaia añadía que “al final tú misma no eres consciente de que puedes cumplir un objetivo y ellos son los que más confían en nostras más que nosotras mismas y los que nos ponen los sueños muy grandes, y si sueñas en grande pues puedes cumplir grandes objetivos y ellos nos enseñan que nada es imposible y que si trabajamos duro podemos conseguir lo que nos propongamos”.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

seven femenino torneo elche

El seven femenino gana en torneo de Elche de rugby 7

La selección femenina de seven se ha impuesto en el IV Torneo Internacional de Elche de rugby a siete, tras imponerse a Irlanda en la final por 5-0, mientras que la selección masculina acabó en el cuarto puesto.