Iván Raña Ironman
Iván Raña durante su participación en el Ironman de Hawaii 2013. EFE/Archivo

Iván Raña asegura que volverá a correr descalzo un triatlón porque es …

Adrian R. Huber.

Iván Raña, campeón del mundo en 2002 y de Europa ese año y al siguiente, se puede considerar el “padre” del triatlón en España, potencia mundial en el deporte olímpico que une la natación con el ciclismo y la carrera a pie.

A los 36 años, Raña -asimismo subcampeón mundial en 2003 y 2004- se dedica desde hace un par de temporadas a la larga distancia, marcándose como objetivo principal de cada temporada el Ironman de Kona, en Hawai, el campeonato mundial de la categoría.

En una entrevista con la Agencia EFE desde Lanzarote, donde el sábado acabó quinto el Ironman de esa isla canaria, el campeón gallego comentó cómo se encuentra, cómo prosigue su temporada y otros aspectos relacionados con el triatlón.

Pregunta: Más de ocho horas y media compitiendo a tope. ¿Cómo está, después de la paliza?

Respuesta: Pues acabas reventado, como es lógico. Pero todo correcto, porque la tarde me salió, tácticamente, bien.

P: ¿Está contento con el quinto puesto o esperaba más?

R: Quería haber hecho, como mínimo, un cuarto puesto, porque con los puntos ya hubiese supuesto la clasificación directa para Kona. Creo que bastará igual, aunque aún es posible que haga algún 70.3 (medio Ironman) para sumar puntos, por si hiciese falta.

P: ¿Cómo discurrió la prueba?

R: Bien. Salí séptimo del agua y tras la primera transición ya iba tercero pedaleando. En bici iba bien, pero justo donde pensaba que iba a ganar terreno, en la parte de ascensión, pasó lo contrario de lo que esperaba y tuve problemas. Luego, en el último tramo, de unos 60 kilómetros, más llanos, cogí ritmo de nuevo. Me habían pasado el tercero y el cuarto y los volví a coger.

La bici la acabé bien. Pero luego, en los últimos diez kilómetros del maratón, me dolían las piernas como nunca, fue de lo peor. Pero todo bien. Coincidí un buen rato con (el alemán Jan) Frodeno (campeón olímpico en Pekín’08 y último ganador en Hawai) en el ciclismo. Y estuve siempre metido en la carrera.

P: ¿Le sorprendió más la victoria del estadounidense Jesse Thomas o que no ganara Frodeno, segundo al final?

R: Lo que me sorprendió fue que cuando empezamos a correr íbamos seis tíos en un espacio de tres minutos. Eso hace complicada la prueba, porque no puedes hacer otra táctica más que la de ir a tope. No es lo mismo que bajarte de la bici a diez minutos, por poner un ejemplo.

Luego, que ganara Jesse Thomas no me sorprendió, como no hubiese sorprendido a nadie que hubiera ganado Frodeno, o (su compatriota) Timo Bracht; o yo mismo.

P: Ahora supongo que descansará unos días. ¿Cómo sigue su programa con miras al Ironman de Hawai (el 8 de octubre)?

R: Ahora, obviamente, hay que descansar y desconectar. Luego, antes finales de junio, o igual a principios de julio, igual hago un 70.3. Pero tengo que mirar calendarios. También quería hacer el 70.3 de Lanzarote, en septiembre. Tengo que mirar. Igual hago alguna otra prueba de distancia olímpica, de la Copa de Europa. O del Mundial, si me lleva el seleccionador (Iñaki Arenal).

P: Lo de correr descalzo en la Copa de Europa de Madrid llamó mucho la atención. ¿Volverá a hacerlo?

R: Correr descalzo es cojonudo. Y claro que lo haré de nuevo. Pero esto no es una cuestión de que de repente te calientes y te decidas a correr descalzo. Si haces eso, acabas en el hospital.

Poder, se puede hacer todo. Pero tienes que adaptarte, todo tiene un proceso. Hay gente que te ve entrenar descalzo y piensa que estás loco. Pero se fijan en tonterías. No me preguntan cosas del casco o del nivel de presión de las ruedas de la bici; o cosas así.

Esto requiere un proceso. Es una cuestión de paciencia. Necesita mucha adaptación.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Ironman de Lanzarote

Thomas y Holst los mejores en el Ironman de Lanzarote, Iván Raña acaba quinto

El estadounidense Jesse Thomas y la danesa Tine Holst han ganado este sábado el Ironman de Lanzarote 2016, uno de los triatlones de larga distancia más exigentes del mundo, en el que el español Iván Raña, campeón mundial en distancia olímpica en 2002, acabó quinto.