Iván Raña ironman
Iván Raña (d) durante una prueba. EFE/Archivo

Iván Raña afirma que cuando acaba un Ironman “no quieres volver a hacer otro”

Adrian R. Huber

Iván Raña, primer campeón mundial español de triatlón -en 2002, en Cancún (México)- afronta este fin de semana el Ironman de Kona (Hawai), la competición de ultrafondo más famosa del planeta, que sirve de campeonato mundial de una prueba en la que se nadan 3,8 kilómetros, antes de pedalear 180 y correr otros 42,197 (un maratón).

En una entrevista telefónica con la Agencia EFE desde Hawai, adonde llegó el viernes, Raña -asimismo doble campeón de Europa (2002 y 2003), doble subcampeón mundial (2003 y 2004) y doble Diploma Olímpico (fue dos veces quinto, en Sydney 2000, Australia; y en Pekín’08)- explica como afronta, con 37 años, una nueva batalla deportiva.

Pregunta: Otra más, y será la cuarta. Ya casi es un experto en el Ironman de Hawai, ¿no?

Respuesta: Éste será el cuarto año y creo que algo he aprendido. A regular la intensidad, los kilómetros del entrenamiento previo; y sobre todo a tener cuidado con la puesta a punto. A veces te pasas de descansar, otras de meterte caña… creo que la experiencia ayuda bastante a regular esa última semana, esos últimos días.

Iván Raña ironman
Iván Raña cruza ganador el Ironman de Austria 2014. EFE/Archivo

P: ¿Cómo ha hecho la preparación este año? ¿Cómo han sido los últimos meses?

R: Este año he cambiado cosas. Empecé más tranquilo en invierno, haciendo una buena base; y la intensidad la he guardado prácticamente para el final. He corrido (el Ironman de) Lanzarote, que ahí sí que iba bien (fue quinto, en mayo). Pero creo que ahora tengo un puntito más. Sobre todo espero que en bici me salga eso que voy notando.

Llega mentalizado de darse una buena paliza

P: ¿Y cómo llega a Kona esta vez?

R: A una carrera de éstas llegas mentalizado de que te vas a dar una buena paliza. Lo que sí que es cierto es que, cuando acabas un Ironman no quieres hacer otro, pero antes de empezar sí que estás motivado, porque es la carrera que desde pequeño ves en las revistas y todo esto. Y bueno, la tienes mitificada. Entonces sí que te motivas mucho de salida. Pero al acabar es otra historia, ¿no? (ríe). Quieres desconectar y olvidar el Ironman

Raña espera ir mejor en bici para “estar en el grupito de 10-12 que irán para jugarse un buen puesto en la maratón”

P: ¿Qué objetivos se marca este año en Hawai?

R: Sabiendo que la carrera es muy larga, tengo claro que mi ritmo de crucero debe valer para poder hacer un papel decente en la bici. Si se ponen muy violentos, no entrar en la guerra en los primeros kilómetros. Eso igual te hace perder cuatro minutos en vez de quince. Sobre todo en la bici. Espero ir mejor y estar en el grupito de 10-12 que irán para jugarse un buen puesto en la maratón.

El año pasado fue un poco lo que paso, se rompió la carrera poco a poco, pero en la bici había igualdad entre los primeros.

Llanos, entre los favoritos

P: ¿Cuáles son los favoritos?

R: Favoritos son los de siempre: (el belga) Frederik van Lierde, (el alemán Jan) Frodeno… creo que (el canadiense) Brent McMahon estará adelante, es un tío que viene de la (distancia) olímpica, pero muy fuerte en bicicleta. Luego hay una serie de gente, incluso (el vitoriano) Eneko Llanos, (el australiano) Tim Reed.. hay unos cuantos que sabes que van a estar ahí delante, dando guerra. Llevan mucho tiempo en el Ironman y dominan muy bien la carrera.

Iván Raña Ironman
Iván Raña durante su participación en el Ironman de Hawaii 2013. EFE/Archivo

P: ¿Qué ambiente hay ahora allí en Kona? ¿Hay alguna novedad?

R: El ambiente aquí ya es brutal. Están las calles llenas de gente corriendo. Sales a nadar a las siete o a las seis de la mañana y ya hay gente… La autovía está ‘petada’ de ciclistas… un poco lo que se espera.

Cuando te bajas a correr, mejor no pensar que queda una maratón

P: Cuando uno está compitiendo en el Ironman mas importante del mundo (durante más de ocho horas), ¿qué lleva en la mente? ¿Da tiempo a pensar en otras cosas? ¿O sólo se piensa en la carrera?

R: Hombre, en carrera siempre tienes que ir centrado, tienes en cabeza muchas cosas, como hidratarte, comer bien, que no te metan sanción por acercarte a menos de doce metros al corredor que te precede en bicicleta…no puedes ‘chupar’ rueda. Vas tan concentrado al principio que ni sabes que estás haciendo un Ironman. Simplemente vas pendiente de ir lo más adelante posible.

La dureza de un Ironman

La última parte de la bicicleta normalmente vas más solo, se hacen grupitos de tres o cuatro o así; y ahí ya se empieza a notar lo que es el Ironman de verdad, con rectas grandes, el viento de lado, vas deshidratado, te duele todo, tienes rozaduras… y cuando te bajas a correr, mejor no pensar que queda una maratón.

Es mejor pensar en partes. Hay una primera parte que es un poco más entretenida, con curvas, algún repechito, vas al lado del mar…y luego la segunda parte es una autopista, muy aburrido. Por eso se hace tan duro aquí.

El juego mental es importante, saber afrontar ese maratón y saber lo largo que es te va a dar un puntito a favor. Hay gente que se desmoraliza, a pesar de ir muy bien situada. Porque ves las rectas esas y te desesperan.

P: ¿Se vive o se sobrevive del Ironman? ¿Compensa, con lo duro que es?

R: Afortunadamente después de 17 años dedicándome por entero al triatlón aún tengo que agradecer a la gente de Beone, Hed, David Toro, SandBeach, 226era, Sailfish, Cervelo, Tomtom o Catlike, que me apoyan para poder seguir siendo profesional de esto. Poder correr otro mundial -el primero fue en el 96- creo que es algo que tengo que disfrutar más. Algunos años sólo me estaba centrando en el puesto que conseguía. No puedo quejarme de mi palmarés. Los mejores resultados siempre me han llegado cuando lo paso bien trabajando para ellos. Y en eso estamos centrados.

 

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Iván Raña Ironman

Iván Raña asegura que volverá a correr descalzo un triatlón porque es ...

Iván Raña, campeón del mundo en 2002 y de Europa ese año y al siguiente, se puede considerar el "padre" del triatlón en España, potencia mundial en el deporte olímpico que une la natación con el ciclismo y la carrera a pie.