kilometro-lanzado-jan-farrell
Jan Farrell en la competición de Speed Ski

El ‘Kilómetro lanzado’ de Jan Farrell

David Ramiro

Jan Farrell nació en Inglaterra, pero a los cinco años su familia se afincó en España. Desde que conoció la nieve, con apenas dos años, siempre ha mantenido una relación muy especial con ella hasta convertirla en el centro de sus obsesiones.

En los últimos años, su pasión por el deporte y los retos le han llevado a convertirse en uno de los referentes del llamado ‘Kilómetro lanzado‘, una disciplina que consiste en descender mil metros en línea recta y lograr la máxima velocidad en meta. Se trata de la modalidad más extrema del deporte alpino, que combina velocidad, técnica y destreza de los esquiadores, en unas condiciones climatológicas de mucho frío.

“Cuando desciendes, en el frío es en lo último que piensas”, comenta a practicodeporte.com Farrell, que recalca la importancia de mantener durante el descenso “una absoluta concentración“. “Es el momento en el que más centrado hay que estar, porque un fallo puede ser horrible. Se trata de una experiencia casi fuera de tu propio cuerpo. Yo solo miro a cincuenta metros por delante de mis fijaciones. La adrenalina no empieza hasta que no frenas“, confiesa.

“Dentro de poco habrá una mujer española compitiendo al más alto nivel”

Aún así, Farrell comenta que este deporte no es tan peligroso como puede pensarse. “En todos estos años solo ha habido cuatro muertes y todas ellas han sido ajenas a la bajada en sí. Fueron por fallos en los sistemas de seguridad e imprudencias de los deportistas”, apunta.

En la Copa del Mundo del ‘Kilómetro lanzado’ compiten participantes de diecisiete nacionalidades. En España no está muy implantado aún este deporte y el número de licencias se resume a cinco. En el mundo hay unas ciento cincuenta. Farrell aventura que “dentro de poco” habrá una mujer española compitiendo al más alto nivel. De momento hay diez, entre las que destaca a la italiana Valentina Greggio.

El ‘Kilómetro lanzado’ tiene difícil ser catalogado como olímpico por su condición topográfica. En los Juegos Olímpicos de invierno de Albertville, en los Alpes franceses (1992), fue deporte de exhibición y también la modalidad más vista por su espectacularidad.

Los secretos para tener éxito radican en una buena interacción con el terreno, en mantener una correcta posición aerodinámica, en estar bien físicamente, entrenando mucho en gimnasio, y en no descuidar el I+D. También en mantener la paciencia para someterse a un largo ritual cada vez que se va a afrontar un descenso. “En vestirme tardo más o menos una hora”, confiesa Jan, que suele viajar a las competiciones con dos personas, su entrenador y un cámara.

De este deporte se puede vivir si estas entre los cinco primeros del mundo, puesto que los patrocinadores todavía son escasos y en España no hay muchas marcas que apuesten por esta modalidad. “Hay que invertir en promoción. El país en el que más tirón tiene este deporte es en Suecia, aunque Andorra se acerca a las cifras de asistencia”, declara Farrell, que luce en su casco el logotipo de la empresa ‘Más móvil‘.

Algo que que podría atraer a más público sería el poder ver a dos esquiadores lanzarse a la vez, algo que de momento no se contempla de manera competitiva.

El objetivo a corto plazo de Farrell, y para el que se está preparando a conciencia con entrenamientos en Grandvalira y competiciones en el circuito mundial de Speed Ski, es el intento que hará en 2017 por lograr el récord de velocidad de descenso con esquís, que actualmente posee el italiano Iván Origone a 254,958 km/h, por delante de su hermano Simone, que lo tuvo antes con 252,632. Para lograrlo, Farrell tendrá que mejorar la marca que ahora posee de 231,66 km/h.

Otro reto que ocupa la mente de Farrell, que compite con el Club Amistad, es el de establecer el récord de velocidad de descenso en una duna de arena. El intento tiene previsto realizarlo en verano, en Namibia, en una pendiente de 200 metros que intentará descender a 92 km/h.

La relación de Jan Farrell con el deporte no se resume solo a sus competiciones, sino que también ocupa el cargo de director de Desarrollo de Negocio de la Federación Madrileña de Deportes de Invierno (FMDI) y trabaja en el desarrollo del ‘Kilómetro lanzado’ dentro de la Federación Internacional de Esquí (FIS).

Además, su tiempo también lo reparte en Liberalia, una empresa de reparación de dispositivos electrónicos y que creó con 18 años, y en el Instituto de Empresa (IE) de jóvenes emprendedores, donde cuenta su experiencia a la hora de gestionar su propio negocio, algo para lo que seguro que le ayudan los cuatro idiomas (español, inglés, francés y checo) que domina.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

clasificadas europeo voley playa

Liliana Fernández y Elsa Baquerizo, a octavos del Europeo de vóley playa

La pareja española formada por Liliana Fernández y Elsa Baquerizo se ha clasificado de manera directa para los octavos de final del Europeo de vóley playa que se disputa a Holanda, tras acabar primeras en su grupo, con dos victorias y una derrota, mientras que Ángela Lobato y Amaranta Fernández pasan a la siguiente ronda.