luis entrenador minusvalía
Página de change.org en la que Luis solicita apoyos a su iniciativa. Foto change.org

Luis, apoyado por 41.000 firmas, quiere ser entrenador a pesar de su minusvalía

Luis Rosa, un valenciano de 26 años con una minusvalía del 68%, ha iniciado una campaña en change.org, que ya cuenta con más de 41.000 apoyos, para que se le permita ser entrenador de fútbol.

Este joven valenciano cuenta que desde los 9 años padece una enfermedad crónica, que le produjo una minusvalía que nunca le impidió disfrutar de lo que “más me gusta, el fútbol”.

Así, a los 15 años ya se sentaba en los banquillos de muchos campos de la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Madrid o Cataluña.

Experiencia contrastada

Además, fue directivo de la UD Quart de Poblet cinco años, tiempo durante el que realizó labores de ‘scouting’ para el primer equipo de dicho club, que milita en categoría Preferente.

También, recuerda, estuvo como delegado viviendo las promociones del equipo dos años a Tercera división, así como delegado del equipo en la Liga Nacional Juvenil y otros dos en la División de Honor Juvenil.

Desde hace seis años está en el club Atlètic Vallbonense, La Pobla de Vallbona, en las categorías cadete de segunda regional, juveniles de segunda y primera, y este año juvenil de preferente…

Luis afirma que conoce bien sus posibilidad y está seguro que sí puede ser entrenador

A pesar de todo ello, lamenta que el Colegio de Entrenadores de Valencia no deja que se forme como entrenador debido a su 68% de minusvalía.

De hecho, señala en su iniciativa en change.org que solo se permite formar a personas con un máximo de un 33% de minusvalía, el mínimo solicitado para reconocer una discapacidad.

Con experiencia como técnico

Luis incide en que él sí que puede ser entrenador, como lo demuestra que en estos años ” siempre he estado ayudando al entrenador en cada entrenamiento, incluso confeccionado y dirigiendo el entrenamiento en su ausencia”.

“He estado en cada charla en el vestuario y a pie de campo en cada partido, incluso dirigiendo tras la expulsión del míster”, precisa.

Luis confiesa que siempre ha pensado que dado que sus esfuerzos físicos “no me dan para competir en alto rendimiento y no puedo jugar con el amor de mi vida, la pelota, si puedo compartir toda mi vida con ella desde un banquillo y/o una oficina”.

Etiqueta del 68%

En su petición de firmas, este joven valenciano apasionado del fútbol critica “que me han puesto la etiqueta del 68% sin molestarse en saber de dónde viene ese 68%, sin dirigirse a mí para preguntarme qué puedo o qué no puedo hacer, sin tratar de buscar una solución o punto de acuerdo sobre las pruebas físicas que tengo que pasar”.

Por último, Luis expresa que, por conocer mejor que nadie su cuerpo y sus limitaciones, sabe que sí puede ser entrenador, por lo que pide el apoyo para “hacérselo entender al Colegio de Entrenadores de Valencia”.

practicodeporte@efe.es

 

Te puede interesar

figueroa garrigos

Figueroa y Garrigós, cerca de luchar por las medallas en el Mundial

Los españoles Julia Figueroa, que cayó en la repesca de -48 kilos, y Francisco Garrigós, que hizo lo propio en cuarta ronda de -60, se quedaron cerca de luchar por las medallas en los dos primeros pesos disputados en los Mundiales de judo de Bakú.