madrid blanco silvestre
Vista de la salida de los populares de la San Silvestre Vallecana.

Madrid se tiñe de blanco, el de la San Silvestre

Los corredores populares volvieron a tomar las calles de Madrid, tiñendo las vías de la ciudad de blanco, el color elegido en esta edición por los organizadores para su camiseta oficial.

La salida controlada, según las marcas, de los atletas populares volvió a ser una fiesta, en la que se mezcló el deporte y la fiesta, en especial, en los últimos grupos de salida.

A pesar de frío de la última tarde madrileña del año, nadie se ‘rajó’ y la línea de salida de este San Silvestre era un reguero de deportistas, deseosos de que se diera la salida y empezar a disfrutar de una carrera que, de una u otra manera, todos la preparan desde meses antes, con un especial mimo.

Tradición y devoción

Y es que año tras año, Madrid vibra con esta prueba atlética, que traspasa lo deportivo al ser ya más una tradición previa a la última noche del año.

Por delante, estuvieron los atletas populares de ‘grandes marcas’ como Javier Martínez que salió a por todas, ‘reventando’ la prueba desde el inicio.

A los cuatro kilómetros hubo reagrupamiento entre los favoritos. Pero duró poco, ya que el más joven del grupo, David Bascuñana, dio un tirón y se marchó en solitario a meta, que cruzó con un tiempo de 30:11. Segundo fue Borja Pérez, con 30:18.

La primera mujer, fue la favorita la rumana, afincada en Madrid, Cristina Giurcanu, con un crono de 35:09, seguida de Recuerdo Arroyo (36:20).

Por detrás, fueron saliendo los más populares, donde se iban mezclando aquellos que salían en busca de acabar con su mejor marca y los ataviados con disfraces (hasta de un chorizo), pelucas, máscaras, etc, que iniciaban ‘deportivamente’ la última noche del año.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Carrera CSIC historia

Ciencia e historia en la madrileña Carrera del CSIC

La Carrera de la Ciencia celebra este domingo, 21 de octubre, su 38ª edición, a partir de las 9:00 horas con salida en la sede del CSIC, en la madrileña calle Serrano, y meta en el interior del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.