Practico Deporte
Margot Llobera Dakar 2020
La piloto es consciente de la dificultad de esta prueba, pero no duda de que será apasionante. Foto: Margot Llobera.

Margot Llobera sueña con el Dakar 2020

Margot Llobera probó diferentes deportes hasta que por fin encontró el que realmente le hacía feliz y ahora, a sus 22 años la andorrana es una apasionada del motociclismo y tiene un objetivo claro, disputar el Rally Dakar 2020. 

Su aventura comenzó hace seis años y desde entonces, Margot ha estado entrenando con pilotos profesionales, dando lugar a su rápida y madura evolución. Algo que sumado a su gran 2018 cargado de éxitos le llevó a tomar la decisión de participar en esta gran cita.

“El año pasado, con la vista ya puesta en el Dakar 2020, trabajamos muy duro y conseguimos una tercera posición en el campeonato de España de Bajas y una primera en el Rally 1000 Dunas, ambas en categoría femenina. Estos resultados y mis sensaciones sobre la moto me han dado fuerzas para lanzarme al Dakar”, asegura la piloto en una entrevista facilitada por su gabinete de prensa.

A un año vista de la competición, la andorrana conoce la complejidad de la prueba, pero no tiene dudas de que será una experiencia única. “Es un objetivo difícil pero no imposible, y tras tomar la decisión de participar nos hemos volcado a tope. Por supuesto, participaré en la categoría de motos, que a la vez es la más dura y la que exige más al piloto, es simplemente brutal. Serán 15 días de carrera, y después de estudiarla mucho la verdad es que es uno de los retos deportivos más complicados que hay en el mundo“, afirma.

Además, reconoce que el trabajo y compromiso de su equipo serán muy importantes para cumplir el objetivo: “Se trata de un proyecto complejo por todo lo que conlleva, pero a la vez apasionante. Tengo la suerte de tener un núcleo de gente a mi alrededor que me apoya y ayuda mucho, la cara que sale en los medios es la mía, pero esta carrera es como el Everest del mundo del motor y los pilotos necesitamos un equipo comprometido para llegar a la meta”. 

Foto: Margot Llobera

Todos pendientes de ella

Este gran proyecto en el que se ha embarcado a sus 22 años, tiene a muchos pilotos importantes del Dakar, con los que entrena, pendientes de ella. Algo que Llobera agradece mucho: “La relación siempre ha sido muy buena, tenemos mucho compañerismo. Todos sabemos lo duro que es esto así que nos apoyamos y nos reímos de las situaciones más complejas, sólo entrenando ya nos ha pasado de todo… Me tratan como una más y al ser tan joven y sabiendo el proyecto que llevo entre manos me cuidan con especial cariño, les estoy muy agradecida”.

Para poder alcanzar ese objetivo, Margot sabe que necesitará tener muy presentes todos los valores que le aporta esta disciplina. “Mucho compañerismo, sacrificio, sufrimiento, lucha constante, siempre tienes que seguir adelante, no hay otra. Alcanzar la meta es el objetivo y estos valores me empujan a no desfallecer, tanto en estos meses previos como, espero, luego en carrera”, reconoce.

Foto: Margot Llobera

Pero sin duda, si hay algo que realmente le preocupa a la piloto es el tema económico, cómo conseguir el dinero para poder cumplir su sueño. “La gente puede pensar que es la parte deportiva, pero sin duda lo más duro en mi caso es llegar al presupuesto necesario para poder participar. Estás, literalmente, 24h investigando dónde puedes encontrar patrocinio y qué puedes ofrecer a ese patrocinador. Por suerte tenemos un proyecto muy bonito y creo que muy bien enfocado, está despertando mucho interés“, comenta.

Una cuestión social y racional

“Creo que es una cuestión social y también racional. La social es que a las chicas no nos educan en el mundo del motor, por suerte esto ya está cambiando y cada día somos más en las diferentes disciplinas del motorsport. La racional es que es una carrera muy dura físicamente, psicológicamente y sobretodo muy peligrosa”, asegura en cuanto a la poca presencia de mujeres en una competición como el Dakar.

Como le ocurre a muchas deportistas en España, Margot tiene que compaginar su vida como piloto con su trabajo: “En este momento no soy piloto profesional, ¡ojalá pueda llegar ese día! Así que me toca trabajar a la vez que entreno, y compagino mi puesto de monitora de esquí con mi trabajo de ingeniera de diseño industrial en un despacho”.

Para llegar hasta donde ha llegado, la andorrana intenta copiar actitudes, hábitos y pensamientos de deportistas como Rosa Romero y Laia Sanz, quienes “han abierto este camino que ahora puedo seguir” o Lyndsey Vonn, la esquiadora a quien califica como “una bestia”.

Foto: Margot Llobera

practicodeporte@efe.com

 

Te puede interesar

laia sanz nombre dakar

Laia Sanz se hace un nombre en el Rally Dakar

Entre la primavera y el otoño de 2018, los informes médicos de Laia Sanz invitaban al pesimismo: una mononucleosis infecciosa, la fiebre Q y una inoportuna y molesta neuropatía comprometieron su participación en el Rally Dakar.