mola martinez wings
Mario Mola, Leire Fernández y Chema Martínez estarán en El Retiro madrileño para entrenar con todos los que quieran.

Mola, Leire y Chema Martínez se apuntan a la ‘Wings for life world run’ por una buena causa

El triatleta Mario Mola y los atletas Chema Martínez y Leire Fernández compartieron entrenamiento en Madrid con un centenar de aficionados por una buena causa, apoyar la carrera benéfica Wings for Life World Run.

Esta prueba se realiza por todo el mundo, de forma simultánea, con el objetivo de recaudar fondos para la investigación de las lesiones de médula.

Entrenamiento en El Retiro

El entrenamiento tuvo lugar en el parque de El Retiro. Además de correr junto a ellos, Mario, Leire y Chema dieron algunos consejos a nivel técnico y explicaron en qué consiste esta carrera solidaria.

La carrera tendrá lugar el próximo 7 de mayo del próximo año, en 34 ciudades en todo el mundo. En España será en Valencia, aunque todo aquél que quiera participar lo puede hacer también por libre, al mismo tiempo que en las localizaciones oficiales. Para ello, hay que descargarse la aplicación Selfie Run.

Los corredores concluyen la prueba cuando el Catcher Car alcanza prograsivamente a los participantes

La curiosidad de esta carrera popular y solidaria es que la línea de meta es móvil, gracias al Catcher Car, un vehículo conducido por un renombrado deportista que va alcanzando progresivamente a todos los participantes.

Entrenamiento por el parque de El Retiro de Madrid
Entrenamiento por el parque de El Retiro de Madrid

El cien por cien del dinero recaudado en todo el mundo por esta carrera se destina al objetivo que tiene la fundación Wing for Life, que no es otro que encontrar la cura para las lesiones de médula espinal.

Las inscripciones en la prueba valenciana se puede realizar en la web de la carrera.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

alex txikon iglu

Alex Txikon pasa su “mejor noche” en un iglú en su expedición al K2

Alex Txikon y su equipo superaron con éxito la construcción de un iglú, uno de los grandes descubrimiento de esta expedición al K2, donde el alpinista vizcaíno vivió "la mejor noche de descanso" en un campo base invernal.