Vista de una expedición en el Aconcagua
Vista de una expedición en el Aconcagua

Un montañero conquista el Aconcagua sin brazos y sin pies

Después de una travesía de 20 días, el montañero anunció a través de su perfil oficial en la red social Facebook que había logrado la hazaña de escalar la montaña más alta del continente latinoamericano.

“¡Lo conseguimos! Estoy más cansado que nunca pero estoy sentado con mis amigos en el techo de Sudamérica”, escribió Maynard en su perfil, a través del que ha ido colgando durante todo su viaje fotos e información sobre la larga travesía que le ha llevado a alcanzar el gigante de más de 6.000 metros.

Mynard, que nació con una amputación congénita de sus brazos y piernas, ostenta récords en diferentes categorías de artes marciales y levantamiento de peso y se convirtió recientemente en el primer amputado cuádruple en escalar sin ayuda de prótesis el monte más alto de África, el Kilimanjaro (de 5.895 metros de altura).

El más lento

Tras conseguir su nuevo hito, el pasado 21 de febrero, el deportista bromeó en rueda de prensa en Mendoza: “Soy el escalador que más lento ha subido esta montaña. Curioso, porque coincidí en el ataque a cumbre con la mujer que más rápido ha ascendido (la brasileña Fernanda Maciel, que batió el récord femenino)”.

Luego añadió en Facebook que en la última jornada de travesía cruzó zonas de profundo hielo y rocas resbaladizas a las que nunca se había enfrentado: “Estamos descansando y derramando unas lágrimas todos juntos. Gracias por vuestro cariño y apoyo, nos sirvió para seguir adelante“, escribió.

Maynard es además el autor del libro “No Excuses“, un relato donde cuenta su vida y derriba toda clase de mitos sobre la discapacidad física y que lo convirtió en todo un icono mundial por su lucha contra las barreras de su malformación congénita.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Farinato Race Quijorna

Farinato Race hizo parada en Quijorna con éxito de participación

El circuito Farinato Race hizo parada en la Comunidad de Madrid, en la localidad de Quijorna, dónde cerca de 4.700 personas -incluidos los niños-  pusieron a prueba sus límites en una carrera de obstáculos que ya es toda una referencia a nivel internacional.