Practico Deporte
mujeres futbolistas lesiones ligamento
Paula Nicart (d) es una de las jugadoras del Valencia Femenino que es baja por una lesión en una de sus rodillas. Foto Archivo EFE

Especialistas aseguran que las futbolistas son más proclives a lesiones de ligamento cruzado

La rotura del ligamento cruzado es mucho más frecuente en mujeres futbolistas que en hombres, hasta ocho veces, explican la ex jugadora y licenciada en Ciencias de la Actividad Física Tere Saurí y la médico del Levante Femenino, Irene Montoro.

En declaraciones a Efe, estas especialistas explican que las lesiones de rodilla, en especial la rotura de ligamento cruzado anterior (LCA), es una de las más repetidas en el mundo del fútbol femenino. Una cuestión que, según Saurí, se debe “a la falta de un entrenamiento preventivo e individualizado de fuerza, incluso en equipos de la Liga Iberdrola”.

Hasta ocho veces más

Y es que destaca que las mujeres son “hasta ocho veces” más propensas a lesiones por factores anatómicos, debido a un menor diámetro de LCA o un ángulo Q más elevado. Junto a ello, también menciona factores hormonales, que provocan una “mayor laxitud ligamentosa”.

En este sentido, hay que recordar que el Valencia Femenino tiene hasta seis jugadoras con lesiones en la citada zona, como son Naiara Beristain, Andrea Esteban, Alejandra Serrano, Paula Nicart, Cristina Cubedo y Anair Lomba.

La exjugadora y experta en prevención y readaptación de lesiones explica que la rotura del ligamento cruzado se da más en jugadoras jóvenes, en la franja de 15 a 20 años. Como ejemplo, Saurí pone las lesiones de jugadoras de la Liga Iberdrola como Maite Oroz (20 años), Paula Sancho (19 años), Cristina Cubedo (19 años), Blanca Moreno (21 años) y Andrea Esteban (22 años). Todas ellas por debajo de los 23 años.

Por su parte, Irene Montero también señala a la alimentación como factor clave durante la menstruación, cuestión en la que afirma que hay “evidencias claras de que el momento del ciclo menstrual aumenta el riesgo de sufrir lesiones musculares, ligamentosas o tendinosas”.

Un ciclo, añade, que “está ligado a la alimentación, que si es inadecuada y no cumple con las necesidades energéticas diarias, puede provocar alteraciones que también aumentan el riesgo”, argumenta Montero.

Prevención

Junto a una buena alimentación, Saurí indica que hay factores biomecánicos que ayudan en el trabajo preventivo, como puede ser una mayor activación cuádriceps respecto al isquiotibial en el salto y aterrizaje, o la menor flexión de rodilla y cadera en el aterrizaje.

Y es que como afirma Montoro es necesario, “un buen programa de preparación física personalizado para cada jugadora, un diagnóstico adecuado de las lesiones con una readaptación bien ejecutada y un control sobre la nutrición”.

Sin olvidar, apunta la especialista del Levante, la diferencia en medios económicos que existe entre el fútbol femenino y el masculino, no sólo a nivel profesional sino desde la base.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Atlético Barça jornada once

Sigue la pelea entre el Atlético y el Barça en la Liga Iberdrola

Atlético de Madrid y Barcelona, con el permiso del sólido Levante, afrontan la undécima jornada de la Liga Iberdrola después de haber solventado la primera fase de la Copa de la Reina y obligados a ganar para seguir presionándose mutuamente.