Practico Deporte
Edurne Pasaban
Edurne Pasaban durante una presentación. EFE/Archivo

Del podio al auditorio: los deportistas triunfan dando charlas en empresas

Natalia Arriaga.

Deportista de éxito con una historia de superación personal, sin miedo a hablar en público y capaz de motivar a la audiencia: este es el perfil de conferenciante que se rifan las empresas españolas para dirigirse a sus empleados, con el trabajo en equipo como nexo de unión entre ambos mundos.

La presencia de grandes nombres del deporte en las reuniones empresariales se ha convertido en un hábito del que las compañías afirman obtener un gran rédito y que para muchos atletas es ya una forma de vida.

Si en algo coinciden todas las partes es en que “la empresa y el deporte son mundos paralelos“, como afirma la nadadora paralímpica Teresa Perales, que confiesa que el circuito de las conferencias le “apasiona” y, a día de hoy, es su “principal sustento“.

Motivación y estrategia

Una cierta formación académica y la redacción de una charla base adaptable a distintos públicos son los puntos de partida. Por parte de la empresa -bancos, aseguradoras, farmacéuticas, cosméticas…-, los mensajes relativos a la motivación, el trabajo en grupo y la estrategia en la consecución de objetivos son los más demandados.

“El ‘feedback’ es muy positivo e inmediato. Lo que el público busca son mensajes genuinos, no quiere milongas ni historias que pueda leer en un libro”, afirma Perales, ganadora de 22 medallas paralímpicas.

Los mensajes relativos a la motivación, el trabajo en grupo y la estrategia en la consecución de objetivos son los más demandados

“Tengo tres presentaciones básicas que uso como referencia para no irme por las ramas, pero prefiero no llevar un guión encorsetado. Digo lo que me sale en el momento“, destaca la nadadora, que ha hablado ante colegios -en ese caso no entra el componente económico- o ante grandes congresos, pasando por pequeñas empresas.

“La empresa busca a alguien cuyo mensaje sea más creíble y más cercano que el de un gran gurú. Yo tengo formación en ‘coaching’ y en inteligencia emocional y estoy convencida de que la empresa y el deporte son mundos paralelos. En realidad, yo me veo como una empresaria de mi propio cuerpo: me organizo la logística, me gestiono las piscinas, me preparo los viajes, los entrenamientos…”, subraya Perales.

El mensaje que ella intenta transmitir es siempre el mismo: “no hay límites, así que no te los pongas“.

“Me encanta retar a la gente”, apunta Perales, quien desde febrero ha hecho un paréntesis en su gira de conferencias para centrarse en los entrenamientos para los Juegos de Río.

Empresa y Deporte

La montañera Edurne Pasaban, que además de ser la primera mujer que subió a los catorce ochomiles había estudiado Ingeniería Industrial, decidió seguir formándose al apreciar -ella también- “el gran paralelismo” entre la empresa y el deporte.

“Pensé que podía aportar mucho en este campo e hice un Máster en gestión de Recursos Humanos en ESADE para conocer el mundo de la empresa desde dentro. Cuando acabé los 14 ochomiles vi que este era un camino que podía ser mi futuro y, a día de hoy, puedo decir que es en un 90% de lo que vivo“, señala Pasaban.

“Una semana antes de la charla me reúno con la empresa para saber qué carencias tiene, qué mensaje quiere. Suelo dirigirme sobre todo directivos y empleados, también a empresas familiares, con mensajes centrados en el trabajo en equipo o en el compromiso de pertenencia a un grupo cuando llega un momento complicado“, relata la montañera.

“Prefiero no llevar un guión encorsetado. Digo lo que me sale en el momento”, asegura Perales

Pasaban tiene “una charla preparada con fotos y vídeos que dura 50 o 60 minutos, a la que luego sigue un turno de preguntas”, y otro tipo de actividad “para grupos pequeños, de unas 15 personas, con ejercicios de creación de visión, que puede durar hasta 4 horas”.

Formación continua 

Subraya la importancia de “formarse continuamente“. Ella es profesora asociada del Instituto de Empresa de Madrid, lo que la obliga a “estar al día”.

Pasaban impartió recientemente una conferencias en Seguros Bilbao, cuyo director de Márketing, Íñigo Garay, asegura que las charlas de los deportistas “oxigenan” el mensaje de la empresa.
En este caso, Pasaban participó en unas ‘jornadas comerciales‘ que la aseguradora ofreció a sus agentes “para lanzarles unos mensajes de inicio de año”.

“Aparte de darles nuestras indicaciones, siempre es bueno oxigenar el mensaje con ponentes de otros sectores. Buscamos charlas de motivación y para ello a menudo recurrimos a gente del deporte por la que hay mucha admiración”, apunta Garay.

Teresa Perales
Teresa Perales durante unas jornadas. EFE/Archivo

Es muy fácil trasladar los valores del mundo del deporte a la empresa. La traducción es muy sencilla. Al deportista, más que decirle el mensaje que queremos, le explicamos a qué tipo de gente se va a dirigir y cuál es la filosofía de la empresa, para que su charla no chirríe con nuestros valores”, especifica.

“El mensaje es el mismo, pero el deportista le da una vuelta, lo cuenta desde otro punto de vista. Es gente que tiene mucha credibilidad y el auditorio se implica, se obtiene ese punto de enardecer más a la gente. Hay momentos emotivos”, señala Garay.

El contacto para acordar la conferencia puede ser directo con el deportista, con su representante o empresa: “Suelen tener algún colaborador con el que hablamos primero para fijar la fecha y las tarifas“.

Las cantidades que cobra el deportista son muy diversas, pero la media está entre los 1.500 y 3.000 euros. Alguno lo hace gratis si se trata de un colegio o hay una relación muy cercana. A veces trabajan con una empresa intermediaria que ‘mueve’ a los deportistas y les ayuda en su formación y en la redacción de su charla.

Detrás de un deportista, siempre hay una historia

Francisco Huertas, director de Markéting y Comunicación de Ingesport y que también ha ejercido ese papel de intermediario, está convencido de que “detrás de un deportista siempre hay una historia“.

“El deportista hace mucho más de lo que se cree que hace. Él quizá no ve nada, pero cuando le ayudas a rellenar un currículum se da cuenta de que tiene un importante bagaje profesional que, expuesto de determinada forma, tiene un atractivo del que no era consciente. Si un deportista no se reconoce y no se valora, es difícil sacarle jugo”, sostiene este experto.

En este aspecto coincide otra deportista, ya retirada, que también se mueve por el circuito de las conferencias: la doble campeona olímpica de vela Theresa Zabell.

Experiencia con el deportes

“El deportista no es consciente de todo lo que aprende hasta que alguien le coge y le dice que el deporte es una carrera en sí, y de alto nivel. Al contrario: el deportista acaba su carrera competitiva y a veces tiene la impresión errónea de que no ha hecho nada”, lamenta Zabell.

“Yo no voy a contar a nadie cómo se monta una empresa, pero sí puedo darle muchas pautas sobre trabajo en equipo, liderazgo, estrategias, el respeto por los que no consiguen sus objetivos”, enumera la exregatista.

José Luis Abajo ‘Pirri‘, bronce olímpico en esgrima, comenzó en el mundo de las conferencias casi sin querer.

Theresa Zabel, José Luis Abajo ‘Pirri, Teresa Perales o  Edurne Pasaban son algunos ejemplos de cómo llevar la experiencia deportiva al mundo de la empresa

“Tras la medalla (2008), me llamaron de mi colegio para dar una charla. Luego de mi universidad, y así hasta que me surgió una pequeña empresa, luego otra… Decidí estructurar lo que quería contar, hacerlo más interesante. Contacté con la gente de Makeateam, a la que le encantó mi historia. Luego otras consultoras me ayudaron a darle otra vuelta y así surgió mi conferencia “El éxito como parte del camino. Historia de una medalla 100“, resume ‘Pirri’.

“Empecé a formarme, a leer libros, a aprender a hablar en público. La esgrima es un deporte que utiliza términos empresariales (estrategia, presión, reflejos). Lo que yo hago en el día a día es lo que ellos quieren oír”, afirma.

El tirador recibió el premio al mejor conferenciante en el Manager Business Forum de 2015. A menudo se lleva a la charla su arma, pide un voluntario, le viste, le enseña… Ha preparado unas jornadas de desarrollo de habilidades directivas y luego traslada “a la pista” todo lo que ha contado. La experiencia la define con una sola palabra: “brutal“.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

carrera solidaria ELA 2019

Sant Adrià acogerá en mayo la IV Carrera Solidaria contra la ELA

El Club de Atletismo "La Sansi" organizará en una nueva ocasión la IV Carrera Solidaria para apoyar a los afectados por la ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica), que se disputará el próximo 5 de mayo en la localidad barcelonesa de Sant Adrià del Besòs.