Real Madrid Barcelona
El Real Madrid ganó en Milán la Undécima Copa de Europa. Foto archivo EFE

Real Madrid y Barcelona, reyes con sufrimiento

José Antonio Pascual

La consecución del título mundial de clubes por parte del Real Madrid puso el broche a un curso 2016 en el que el conjunto blanco y el Barcelona reinaron con sufrimiento y el Sevilla hizo historia al revalidar la corona de la Liga Europa.

El equipo del francés Zinedine Zidane puso la guinda en Yokohama a un año en el que se alzó con la Undécima Copa de Europa en Milán ante el Atlético de Madrid en los penaltis y en la prórroga la Supercopa continental en Trondheim frente al Sevilla, que había ganado la Liga Europa ante el Liverpool en Basilea.

La Undécima del Madrid

Mientras, en casa, el Barcelona ganó con apuros la Liga por vigésimo cuarta vez, en el torneo del k.o. confirmó, también en el periodo adicional, su condición de rey de copas al sumar su vigésimo octavo título ante el Sevilla e hizo lo propio en la Supercopa con la duodécima corona al superar al cuadro andaluz.

Al amparo de su tridente -la MSN-, Messi, Suárez y Neymar, y de la batuta de Andrés Iniesta el equipo de Luis Enrique dominó en el torneo de la regularidad. Pero tuvo que ganar la Liga dos veces. Días después del fallecimiento de toda una referencia para el fútbol mundial como Johan Cruyff, la derrota en el Clásico del 2 de abril en el Camp Nou fue como un cataclismo que le hizo perder toda la ventaja que tenía acumulada.

El Atlético de Madrid e incluso un renacido Real Madrid forzaron la máquina y estuvieron cerca de llevarse el título. El uruguayo Luis Suárez, con sus cuarenta goles -catorce en cinco partidos, y la versión más asociativa de Messi acabaron por guiar a los azulgrana para coronarse en la última jornada en el Nuevo Los Cármenes de Granada y hacerse con el título de la ahora llamada Liga Santander con un punto de ventaja sobre la escuadra de Zidane y tres respecto a la de Diego Pablo Simeone.

En el torneo del k.o., la prematura eliminación del Real Madrid por alineación indebida en Cádiz de Denis Cheryshev y la posterior del Atlético contra el Celta, dejó el camino libre al Barcelona y al Sevilla, que dirimieron la final en el Vicente Calderón.

Tuvo el partido de cara el Sevilla con la expulsión del argentino Javier Mascherano, pero no aprovechó sus ocasiones y lo pagó muy caro. El también argentino Ever Banega vio también la roja al final y en la prórroga, con las fuerzas igualadas, sentenció Jordi Alba y el brasileño Neymar puso el definitivo 2-0.

Triplete nacional del Barça

El Barcelona completó su triplete nacional en agosto al hacerse con la Supercopa. Ganó 0-2 en el Ramón Sánchez Pizjuán con goles de Luis Suárez y Munir y en la vuelta remató la faena con un 3-0 gracias a un doblete del turco Arda Turam y una diana de Messi.

luis suarez
Luis Suárez, fundamental en la Liga del Barça. Foto archivo EFE

La gran mácula azulgrana este año llegó en la Liga de Campeones. Volvió a encontrarse con el Atlético de Madrid y volvió a caer eliminado. Ganó 2-1 en la ida, pero en la vuelta en el Calderón un doblete del francés Antoine Griezmann frustró su defensa del título.

El Atlético, intachable y eficaz, se dispuso a soñar de nuevo y lo rubricó al eliminar al Bayern Múnich por el valor doble de los goles en campo contrario (1-0 y 1-2) gracias a un tanto del delantero galo en el Allianz Arena.

Por el otro lado del cuadro, el Real Madrid emergía bajo el influjo de la magia serena de Zidane, que había reemplazado a Rafa Benítez a principios de año. Crecía en la Liga y se sostenía en Europa con algún apuro, pues en cuartos se vio obligado a remontar un 2-0 ante el Wolfsburgo, que cayó en la vuelta en el Bernabéu por 3-0 con un triplete de Cristiano Ronaldo.

De nuevo se presentó una final Real-Atlético, como en 2014 en Lisboa. Ahora el escenario era el emblemático Giuseppe Meazza milanés. El equipo de Simeone parecía llegar mucho mejor preparado y más potente ante un eterno rival más justo de juego y poderío.

Durante los 90 minutos se invirtieron los papeles. En esta ocasión se adelantó el Real Madrid por medio de Sergio Ramos. No remató el cuadro de Zidane y el Atlético reaccionó, aunque en su caso empató antes que los blancos en Lisboa por medio del belga Yannick Carrasco.

Y tuvo la final en su mano el conjunto rojiblanco. Más fresco, no optó por ir a por el partido ante un Real roto físicamente, con lo que las tablas fueron inamovibles y el título se tuvo que dirimir en los penaltis. Ningún pupilo de Zidane falló. Juanfran Torres, que había marcado el último ante el PSV Eindhoven en octavos, lo mandó al palo. Cristiano Ronaldo, la gran figura madridista, se apropio en el tiro definitivo de la corona y llevó la Undécima a las vitrinas del Bernabéu.

Liga Europa, el torneo del Sevilla

El Sevilla, dirigido por Unai Emery, que se ‘ganó’ el fichaje por el París Saint Germain, rubricó un nuevo doblete del fútbol español en la Liga Europa, su torneo, al que llegó procedente de la Liga de Campeones tras acabar tercero de su grupo.

En la final del estadio St. Jakob Park de Basilea, con el Liverpool -verdugo del Villarreal- como rival, tuvo que remontar el golazo de Daniel Sturridge en una segunda mitad pletórica, en la que un tanto del francés Kevin Gameiro y un doblete de Coke Andújar significaron el 3-1 que hacía historia. El Sevilla se convirtió en el primer equipo en ganar tres veces seguidas la Liga Europa y extendió su dominio a cinco coronas -añadidas las dos Copas de la UEFA-.

El conjunto de Zinedine Zidane rubricó el año con la triple corona internacional en el último torneo, el Mundial de Clubes, y para no ser menos también precisó la prórroga ante el sorprendente Kashima Antlers, que rozó la victoria.

En un gran partido de Karim Benzema volvió a aparecer el instinto matador de Cristiano Ronaldo para resarcirse de un partido discreto y finalmente obtener un triplete -dos dianas en la prórroga- con el que firmaba el definitivo 4-2 que le daba al Real el segundo Mundial de Clubes que se suman a las tres Copas Intercontinentales.

El Real Madrid ha batido su récord de partidos seguidos sin perder. La racha, que permanece abierta, se extiende a 37 encuentros. Está a dos del Barcelona de Luis Enrique. Zidane es la gran irrupción del año en los banquillos del fútbol español junto a la llegada al Sevilla del argentino Jorge Sampaoli. Por contra, Unai Emery salió al París Saint Germain.

Si en el ámbito de clubes el fútbol español volvió a exponer su jerarquía, la selección nacional entregó la corona continental en la Eurocopa de Francia que acabó llevándose, por primera vez en su historia, Portugal pese a la temprana lesión en la final de Cristiano Ronaldo.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Niño afgano Messi

El niño refugiado afgano conoce a su ídolo Messi en Catar

El niño afgano Murtaza Ahmady, cuya imagen vistiendo una camiseta de la albiceleste hecha con una bolsa de plástico dio la vuelta al mundo, vio cumplido hoy su gran sueño de conocer a su ídolo, Lionel Messi.