Practico Deporte
Reto Pelayo Vida Annapurna
Las cinco integrantes de este Reto Pelayo Vida Annapurna ya se encuentran en Katmandú aclimatándose antes de iniciar su aventura sobre ruedas. Foto: Trex Exploring

La diosa Kumari “bendice” el Reto Pelayo Vida Annapurna 2018

El Reto Pelayo Vida Annapurna Bike 2018, “un grito contra el cáncer”, ha aterrizado en Katmandú con más ilusión que cansancio tras un largo viaje que no hizo mella en Begoña, Cecilia, Noelia, Silvia y Lorena, las encargadas de desafiar a partir del sábado las elevadas rutas a los pies del Himalaya, donde cubrirán la distancia de 300 kilómetros en bicicleta, repartidos en siete etapas.

En una primera toma de contacto con la ciudad, las expedicionarias del Reto han visitado el centro de la capital nepalí, antiguamente morada de hippies de los años sesenta y hoy en día entregada al turismo que visita sus altas cumbres y convertida en una localidad de tráfico caótico.

Sus principales palacios y templos se encuentran afectados o destruidos por el terrible terremoto de 2015, que además causó 9.000 muertos y 22.000 heridos.

Diosa Taleju

Como si de un guión del destino se tratara, las cinco elegidas para el desafío tuvieron la ocasión de ver en una fugaz aparición a Kumari, una niña considera como una diosa viviente en Nepal, la reencarnación de la diosa Taleju hasta que la niña comienza a menstruar.

Es entonces cuando los nepalíes creen que esta diosa que habita en un palacio se desvincula de su cuerpo y deja de considerarse con tal. Su aparición, no demasiado común, a veces se consigue metiendo unas cuantas rupias en una caja colocada en el patio de la residencia.

Retos y sueños

Tras el largo viaje con escala en Estambul, la madrileña Begoña, de 45 años, la más veterana del grupo, explicó a Practicodeporte que “los nervios y la emoción aumentan porque el reto empieza a ser una realidad”.

Pelayo Vida Annapurna 1
Begoña, Cecilia, Silvia, Noelia y Lorena son las cinco integrantes de este Reto Pelayo Vida Annapurna. Foto: Trex Exploring

“Para mi estar aquí supone un sueño. Cuando me hablaron del proyecto vi que llevaba mi nombre, y cuando me seleccionaron estaba muerta de miedo, pero a la vez suponía un broche de oro en el cierre de la etapa del cáncer y una manera de abrir una nueva página”, añadió.

Aquella enfermedad fue una experiencia de la que tomó buena nota para siempre, cambiar de vida y saber elegir lo importante de su existencia. También un aprendizaje que aplicará a partir del sábado en las pistas del valle más profundo del planeta, el mismo que observa los majestuosos “ochomiles” del Himalaya.

“Siempre supe que curarme estaba en mi mano y ahora sé que voy a superar el Reto. Para combatir tenía lo necesario, a mi misma, mi marido, mi familia, y aquello no podía salir mal. Ahora, de otra manera, me vuelvo a enfrentar a lo desconocido, no sabemos lo que nos espera, pero también hay un equipo y lo vamos a hacer bien”.

Humor ante la adversidad

Begoña se agarró al dicho de que “no hay mal que por bien no venga” para cambiar de vida a partir del cáncer. Siempre deportista, decidió “establecer un orden de lo importante, eliminar tonterías y cambiar los planteamientos para alcanzar una felicidad que no tuve antes”.

La madrileña, que vio el cielo abierto el día que el oncólogo le dijo: “tranquila, que de esto no te vas a morir”, decidió tomarse la vida con humor, “ya que todo se arregla mejor con una sonrisa”, y su mensaje es rotundo para las personas que sufren la enfermedad o cualquier tipo de adversidad.

“Les diría que tengan coraje, que la curación empieza por uno mismo. La medicina influye, pero sin actitud es todo más difícil. Hay que tratar de convertir la curación en un reto, es algo que se presenta y se supera”.

Magia en Katmandú

La Plaza de Durbar tuvo magia en la tarde del miércoles para las chicas del Reto Pelayo Vida Annapurna Bike 2018. Una ciudadana española las paró emocionada al ver los uniformes del equipo. Su cuñada, enferma de cáncer, fue una de las que no pudo superar las pruebas para estar ahora en Nepal, pero al menos pudo enviarla una foro con el quinteto protagonista.

Después, Kumari hizo el resto. Apenas unos segundos asomó sus rasgos infantiles.

“Tal vez la diosa nos lanzó una especie de señal que indica que todo va a ir bien”. Ilusión que no falte. Y humor, tampoco.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

rienda reto pelayo vida 2018

Rienda recibe a las componentes del Reto Pelayo Vida 2018

La presidenta del Consejo Superior de Deportes, María José Rienda, recibió este miércoles en la sede del CSD a las expedicionarias españolas del Reto Pelayo Vida 2018, integrado por cinco mujeres que han superado un cáncer de mama, y que recorrerán en bicicleta parte del valle de Annapurna (Nepal).