Practico Deporte
Lourdes mohedano conjunto español
Las integrantes del conjunto español de gimnasia rítmica muerden la medalla de plata obtenida. Foto EFE.

La rítmica española, plata de ley

La gimnasia rítmica española regresó al olimpo veinte años después del oro de Atlanta’96, con la medalla de plata conseguida por el conjunto, que solo fue doblegada por la hegemónica Rusia, que se cuelga el quinto título olímpico consecutivo.

Alejandra Quereda, Lourdes Mohedano, Elena López, Sandra Aguilar, toda ellas ya ‘conjunteras’ en los Juegos de Londres, y la debutante Artemi Gavezou dieron a la rítmica española la tercera medalla de su historia. La primera en esta disciplina la ganó Carolina Pascual en los Juegos de Barcelona’92, cuando se hizo con la plata en el concurso individual, además del mencionado de conjunto en Atlanta’96.

El conjunto español durante el ejercicio con cinta. Foto EFE.

Después del sinsabor del cuarto puesto en Londres hace cuatro años, este grupo de gimnastas ya maduras decidieron aguantar un ciclo olímpico más y hoy encontraron recompensa.

Primeras tras la rotación inicial

Las españolas, entrenadas por Anna Baranova y Sara Bayón, eran primeras tras la rotación inicial, con las cintas, y las rusas cayeron a una insólita tercera plaza tras perder un aparato al comenzar su ejercicio, pero remontaron con una milimétrica ejecución en el ejercicio mixto, el mejor que se ha visto en todos los Juegos.

Rusia ganó el oro con 36,233 puntos, España la plata con 35,766 y Bulgaria el bronce con los mismos puntos, aunque quedó en tercera plaza por tener menor nota de ejecución (17,866 por 17,776).

“Cuatro ejercicios redondos”

La capitana Alejandra Quereda mostró la gran alegría de todas después de “haber sufrido muchísimo” para llegar aquí, donde querían hacer “cuatro ejercicios redondos”.

“Estamos contentísimas, no se puede explicar con palabras. Somos un equipo que ha sufrido mucho, hemos escalado paso a paso sin que nos regalaran nada. Cuando en una competición no conseguíamos los puntos le decía a Sandra, “Sandra tranquila que nos los devolverán algún día“, comento la alicantina.

Después de quedar primeras el sábado en la ronda de clasificación, con dos ejercicios espléndidos y sin fallos, las españolas debían mantener el nivel para asegurarse el podio.

Con el difícil papel de abrir la final, el conjunto que volvió a clavar su ejercicio de cintas: un 17,800 (17,783 el sábado) premió una ejecución limpia de una composición llena de riesgos, con lanzamientos al límite a los que las gimnastas siempre llegaron.

Final del ejercicio de cinta. Foto EFE

Una caída de cinta nada más comenzar su presentación le puso las cosas difíciles a Rusia, pese a un ejercicio atrevido, dinámico y pensado para el lucimiento de su buena base de baile. La nota de dificultad igualó a la de España, 8,900, pero la de ejecución estuvo dos décimas por debajo, 8,700. El total de 17,600 las colocó segundas.

La rusas, engranaje perfecto

Las bielorrusas, plata en Londres 2012, también sufrieron una caída de cinta y perdieron con el primer ejercicio sus posibilidades de repetir podio.

España volvió a abrir con el mixto de aros y mazas y estuvo de nuevo soberbia, con la expresividad de Alejandra Quereda y de Lourdes Mohedano como proa de la coreografía flamenca que ofrecieron. El 17,966 igualó la buena nota de la preliminar.

Las rusas tenían que hacer una gesta para volver al primer lugar del podio y la hicieron. Su ejercicio de despedida fue un engranaje perfecto de dificultades, riesgos, recogidas sin un paso de más, belleza y dominio escénico. Una coreografía valiente y novedosa dio al bloque una impresión de total perfección, que los jueces premiaron con un 18,633, la mejor nota de la final.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Carolina Rodríguez

Carolina Rodríguez se despide con su mejor nota

Carolina Rodríguez escribió el punto final a su carrera deportiva en el mejor escenario, los Juegos Olímpicos, y con su mejor actuación, una octava plaza en la final individual de la gimnasia rítmica.