Titan Desert
Vista de la segunda etapa de la Titan Desert 2016. EFE/Titan Desert

Roberto Solozabal, energía atlética del Sáhara al Manzanares

Carlos de Torres.

Roberto Solozabal (Madrid, 46 años), capitán del Atlético de Madrid del doblete en 1996, se encuentra en Marruecos participando en la Titan Desert por segundo año consecutivo.

Retirado hace 13 años tras su paso por el Betis, asegura que no echa de menos el fútbol “para nada”. Su objetivo es disfrutar de su tiempo libre y su trabajo consiste en no gastar lo que no tiene.

Después de 8 temporadas en el Atlético de Madrid, donde ganó 1 liga y 3 Copas, el 12 veces internacional se olvidó del fútbol para iniciar una vida ligada al deporte, pero lejos de los estadios, apartado de los aplausos de la grada.

Retirado hace 13 años tras su paso por el Betis, asegura que no echa de menos el fútbol “para nada”

“Me retiré pronto porque el fútbol no me permitía hacer otras cosas. Tenía claro que lo dejaría pronto y con 31 colgué las botas. Sufría porque no podía dedicarme a otras actividades. Me daban envidia otros deportes, como la Fórmula 1, ya que los pilotos se preparan montando en bicicleta o corriendo“, explica.

Solozábal, campeón olímpico en Barcelona’92, ha afrontado numerosos retos, por ejemplo el Ironman de Lanzarote y Escocia, y ahora en la Titan Desert repite por segundo año consecutivo. No pensaba volver a Marruecos, pero cedió por la presión de sus amigos.

Desde el campamento de Ifrane, en el Medio Atlas, Solozábal recuerda “el desgaste” de aquellos años difíciles en el Atlético de Madrid que entonces gobernaba Jesús Gil y en el Betis de Manuel Ruiz de Lopera.

Solozabal ha afrontado numerosos retos, por ejemplo el Ironman de Lanzarote y Escocia, y ahora en la Titan Desert repite por segundo año consecutivo

Del club verdiblanco a la grada para siempre. Se casó, tuvo dos hijos y dice llevar una vida tranquila. Su físico no dista mucho de cuando pisaba el Calderón como titular del Atléti. Se mantiene en forma y se entrena a diario, con disciplina, con el plan que le establece su preparador.

Sus próximos retos pasarán por las carreras de montaña, pero su gran ilusión ha sido y es la escalada, subir montañas y ponerse a prueba en las cumbres. “Si no hubiera tenido hijos me hubiera gustado probar en la escalada”.

Titan Desert
Vista de la segunda etapa de la Titan Desert 2016. EFE/Titan Desert

También declara Solozábal su inquietud por viajar, “ir a países diferentes, que te aporten cosas distintas, alejadas de lo que ya conocemos en nuestro entorno”.

Por el afán de buscar lo distinto, Solozábal incluso no se muestra demasiado partidario de la instalación wifi en los campamentos de la Titan Desert, ya que resta el tiempo de relación entre los participantes.

Su gran ilusión ha sido y es la escalada, subir montañas y ponerse a prueba en las cumbres

Solozabal sigue siendo socio del Atlético y acude al Calderón, pero sin disgustos. Ni las victorias ni las derrotas le alteran al ánimo más de la cuenta. Vive el fútbol con relajación.

“Lo que acabas conociendo a fondo lo desmitificas. Sigo el fútbol pero antes he estado desconectado mucho tiempo al cien por ciento”, aclara.

A lomos de la bicicleta de montaña, Solozábal es uno más entre los 400 participantes de la Titan. Tomará nota de los paisajes marroquíes para “tal vez volver a conocerlos de vacaciones, con la familia“.

Su trabajo ahora consiste “no gastar lo que no tengo“. Invirtió tras su paso por los estadios y ahora los escenarios de su vida los elige él. Una retirada a tiempo pudo ser su mejor victoria.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Titan Desert

La solidaridad de la Titan Desert mejora la audición de 900 personas en 5 años

El proyecto solidario 'Volver a oír para volver a vivir' cumplirá un lustro en la próxima edición de la Titan Desert con el objetivo de seguir ayudando a personas marroquíes con déficit auditivo para que puedan oír gracias a los avances médicos.