Salomon Run Barcelona 2017
La Salomon Run Barcelona 2017 promete aventura con vistas a la ciudad, la montaña y el mar. Foto: Edu Ferrer.

La Salomon Run Barcelona 2017 promete aventura y agota dorsales

La montaña mágica de Montjuïc ya está lista para vivir un domingo repleto de aventura en Barcelona, en una edición de la Salomon Run 2017 para la que no quedan dorsales.

Los participantes disfrutarán de una prueba urbana, con vistas espectaculares a la ciudad, la montaña y el mar. Estos son los ingredientes de la Salomon Run que dan forma a una carrera que edición tras edición crece en número de inscritos.

En el circuito de 10 kilómetros, los corredores descubrirán las escaleras de Jean Forestier, los jardines de Joan Maragall o el Paseo de Santa Madrona, pero los momentos más especiales se vivirán a su paso por el interior del Estadio Olímpico, el paso bajo el mítico pebetero y las casas, talleres y plazas del Poble Espanyol.

Feria del corredor

Los participantes podrán recoger su dorsal el sábado, entre las 10:00 y las 20:00 horas, en la Plaza de Puig i Cadafalch, o el mismo domingo antes de la carrera entre las 7:30 y las 8:30.

Además, durante toda la mañana, Salomon animará a los corredores a acercarse a su stand para hacerse con la camiseta solidaria ‘I am running’ en favor de la Fundación ARI que lucha contra la leucemia.

Tras la carrera, tendrá lugar la Salomon Run Vertical

A lo largo de toda la mañana habrá ambiente en el village situado junto a la meta, en la fuente de Montjuïc. Tras la llegada de los corredores de la prueba de 10 kilómetros, el domingo se redondeará con la entrega de premios y con la Salomon Run Vertical.

Se trata de un sprint que pondrá a prueba a los más rápidos en una mañana cargada de aventura, diversión y vistas a Barcelona.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Salomon Run Vertical

54 metros y más de 50 escalones en la Salomon Run Vertical Barcelona

Subir y hacerlo lo más rápido posible. Así se resume la Salomon Run Vertical, una prueba que se disputa el 9 de abril en Barcelona y que consiste en un sprint de 54 metros con un desnivel positivo de 13 metros y con más de 50 escalones por delante.