Jaume Munar gana
Jaume Munar recoge el trofeo como ganador

El tenista Jaume Munar se acostumbra a ganar

El tenista balear Jaume Munar se está acostumbrando este año a ganar torneos del ITF Pro Circuit, ya van cinco con el conseguido este fin de semana en Sabadell, lo que supone una inyección de puntos en el ranking de la ATP para esta joven promesa del tenis español.

Munar se impuso en el XXIV Trofeo Internacional Ciutat de Sabadell, Open BBVA, con la única nota negativa, que no pudo disputar la final por lesión de su adversario, el también español Álvaro López San Martín.

A sus 19 años, Munar disfruta de su mejor temporada, en la que suma cinco torneos profesionales, ya que a Sabadell hay que unir las victorias en los torneos ITF de Vic, Gandía, Eupen (Bélgica) y San Sebastián, además de ser finalista en Dénia.

Jaume Munar, entre los 350 mejores

De esta forma, el balear se sitúa en el puesto 348 de la lista de la ATP, con lo que mejora en casi cien puestos (el 440) la clasificación con la que acabó 2015.

En Sabadell, solo cedió un set en todo el torneo, en el que fue dejando por el camino al italiano Raul Brancaccio (6-7(5) 7-5 6-3), y a los españoles Sergi Pérez (6-3 y 6-4), Carlos Boluda (6-4 y 6-1) y Pedro Cachin (6-1 y 6-2).

Por su parte, Álvaro López San Martín, también de 19 años y 419 de la ATP, llegó a la final tras imponerse a Pol Vaquero (6-0 y 6-3), al holandés Marc Dijkhuizen  (7-5 y 6-0), Eduard Lobato (5-3 Ret.) y Jaume Pla (6-4 y 6-2)

Munar y López San Martín figuran en el grupo de jóvenes tenistas, que en los próximos años tienen que dar el relevo a los Rafa Nadal, David Ferrer, Fernando Verdasco, Marcel Granollers, Nico Almagro o Feliciano López, todos ellos con los treinta años ya cumplidos.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

eunate futbolista discapacidad

Eunate, futbolista con discapacidad auditiva y ejemplo de superación

Eunate Arraiza, jugadora del Athletic Club de Bilbao y de la selección española, ha aprendido a convivir con una discapacidad auditiva severa para poder abrirse paso en el fútbol, formarse para el futuro y cumplir un buen puñado de sueños.