Álex Txikon
Álex Txikon posa momentos antes de ofrecer la rueda de prensa.

Txikon asegura que el K-2 no entra en sus planes

El montañero vasco Alex Txikon, que acaba de regresar tras ser ser el primero junto a sus compañeros de cordada en conquistar en invierno el Nanga Parbat, ha asegurado que no entra en sus planes la ascensión al K-2, el único ‘ochomil‘ que ahora falta por escalar en invierno.

Txikon, que ha ofrecido este miércoles una rueda de prensa, recién llegado del Nanga Parbat, cima que coronó junto a sus compañeros Simone Moro y Ali Sadpara, ha reconocido que no tiene nada cerrado de cara al futuro, en el que por el momento no entra en sus planes la ascensión al K-2.

Este hecho, lo justifica en que el próximo invierno habrá varias expediciones que lo intentarán a la vez, lo que choca con su idea no competitiva de la montaña, a lo que se une la cuestión económica, por el alto presupuesto que se necesitaría para ese reto, unos 50.000 euros, algo a lo que Txikon no podría llegar debido a que no tiene suficientes patrocinadores.

“Tengo que poner los pies en la tierra, reposar y disfrutar de la vuelta a casa. Luego, veremos”, ha apuntado.

“Tengo que poner los pies en la tierra, reposar y disfrutar de la vuelta a casa. Luego, veremos”, dice Txikon

Sobre la experiencia vivida en su última expedición, ha señalado como factores decisivos para el éxito la paciencia para conseguir el objetivo y la magnifica sintonía con sus compañeros, Sadpara, Moro y la italiana Tamara Lunger, que se quedó a unos metros de la cima.

“Hoy en día para escalar un ocho mil -en verano y con sherpas- se necesitan unos diez días de trabajo en la montaña. Nosotros estuvimos sesenta días en el campo base, con 34 días de trabajo en la montaña, quince noches en campos de altura y 3.400 metros de cuerda porteados y fijados”, ha explicado.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Farinato Race nocturna Mérida

La Farinato Race celebra su fiesta nocturna en Mérida

El circuito Farinato Race hizo su segunda parada del año en Mérida con una prueba nocturna por el Recinto Ferial con más de 7 kilómetros de obstáculos y 1.150 participantes.